LA DÉCADA AZUL Y AMARILLA

En el barrio porteño de La Boca está situado el Club Atlético Boca Juniors. Desde sus inicios fue un club con impronta ganadora, pues ya en la etapa amateur se codeaba con los mejores y más poderosos. En el comienzo de la era profesional delimitó su territorio, al ganar el primer título jugado en 1931. En cuanto a los torneos locales, es la segunda institución más laureada, sólo superado por River Plate. Además, es el máximo ganador de la Copa Argentina, haciéndolo en tres ediciones. A nivel internacional el éxito tardó en llegarle, pero lo hizo de manera doble: ganó las Copas Libertadores de los años 1977 y 1978, además de logar la Copa Intercontinental en 1977.

En cuanto a su popularidad, Boca Juniors ostenta el título de la mejor hinchada del mundo, llamada “El jugador número 12”, pues el aliento que baja de las gradas los transforma en un jugador más, ayudando al equipo a vencer. Según los distintos censos de aficionados, tiene la mayor cantidad de hinchas en todo Argentina, autoproclamandose como “La mitad más uno”.

Con todas estas pruebas, es evidente que Boca Juniors es una institución ganadora. No obstante, hay un punto de inflexión en la historia del Xeneize en dónde sube un escalafón y puede sentarse realmente en la mesa de los mejores y más ganadores del mundo.

El lapso bisagra en la historia de esta institución va desde el año 1998 hasta el 2008. La elección puede parecer arbitraria pero tiene un sentido: en 1998 Carlos Bianchi asume la dirección técnica del primer equipo. Un técnico que había logrado una hazaña al campeonar con Velez Sarsfield en la Copa Libertadores 1994 y la Copa Intercontinental del mismo año. El segmento finaliza en el 2008, año en el cual Boca Juniors gana su último título internacional hasta el momento.

Tomamos diez años en dónde Boca logró dieciocho título, once de ellos internacionales. Sin dudas fue la década más exitosa de un equipo sudamericano en la historia del fútbol profesional.

El primer título fue un presagio de lo que vendría. Boca Juniors logró el Apertura 1998 con un equipo arrasador que finalizó invicto. Nueve fueron los puntos que lo distanciaron de su inmediato perseguidor; obtuvo la valla menos vencida y la delantera más goleadora. Martín Palermo fue la figura estelar marcando veinte tantos y batiendo un récord en torneos cortos.

Boca Juniors logró el bicampeonato, al hacerse del siguiente torneo argentino. Nuevamente lo ganó de manera cómoda, esta vez siete puntos lo separaron de el segundo: River Plate. En ese año Boca logró mantenerse cuarenta partidos invicto, récord que aún ningún equipo ha superado.

El comienzo de siglo sería inolvidable para los aficionados Xeneizes, pues Boca logró tres títulos. A nivel local se coronó campeón del Apertura 2000, y remarcó su hegemonía en Argentina. Sin embargo, lo más gratificante lo viviría a nivel internacional al volver a los primeros planos luego de veintidós años: Copa Libertadores y Copa Intercontinental, ambas para el equipo de La Ribera. En la primera eliminó a su clásico rival, River Plate, en una serie muy recordada que inmortalizó el caño de Riquelme a Yepes (para algunos el más hermoso caño de la historia), y el gol agónico del recuperado Martín Palermo, “en muletas”. La final la ganaría en Brasil, ante un difícil Palmeiras.

Gracias a este trofeo ganó el boleto a Japón, para enfrentarse al Real Madrid, que tenía jugadores de la talla de Luis Figo, Raúl, Roberto Carlos, entre otros. Como siempre, el “Boca de Bianchi” hacía fácil lo difícil y en tan sólo seis minutos ganaba dos a cero, ambos tantos marcados por el goleador histórico Martín Palermo. Aquella noche japonesa, madrugada argentina, será recordada como una de las mayores proezas de este Boca.

La siguiente edición de la Copa Libertadores también fue para el equipo de Bianchi, llegando al bicampeonato internacional. Aunque todo parecía más accesible que la última final, pues Boca había triunfado en México y definía de local, Cruz Azul fue un digno rival y ganó en La Bombonera, entonces se debía definir por penales: Boca logró vencer e hizo delirar a todo el pueblo Boquense. Otra vez tuvo la posibilidad de jugar la Copa Intercontinental, pero esta vez fue derrotado por el Bayern Munich en una final sesgada por polémicas.

En 2003, los títulos vendrían de a tres para Boca: Torneo Apertura, Copa Libertadores y Copa Intercontinental.

El Apertura no lo ganó tan fácilmente como en otras temporadas, sólo lo hizo por tres puntos de diferencia, venciendo en el último partido a Arsenal de Sarandí en Avellaneda.

Otra Copa Libertadores que gana en tierras brasileñas, emergiendo como un rival imposible para los equipos del Brasil. Esta vez levantó el trofeo al ganarle al Santos, equipo que contaba con jóvenes talentos como Robinho y Diego. El goleador de la copa fue Marcelo Delgado, con nueve tantos; Guillermo Barros Schelotto y Carlos Tevez fueron otros integrantes del campeón con actuaciones destacadas.

El 14 de diciembre de 2003 Boca volvía a Japón, esta vez en Yokohama y enfrentando al A.C. Milan. El partido finalizó empatado en uno en los noventa, y en los treinta agregados no supieron sacarse diferencias. En los penales ganó Boca con un Abbondanzieri destacado atajando un penal recordado a Costacurta, y Cascini metiendo el gol de la gloria.

La Copa Sudamericana era aquella que faltaba en las vitrinas de La Boca, una copa nueva y de menor prestigio que la Copa Libertadores. Sin embargo, Boca Juniors debe ganar todo lo que juega. En el año 2004 levantó por primera vez esta copa al vencer al Bolivar con tantos de Palermo y Tevez. En ese año sería finalista de la Copa Libertadores, perdiendo por penales frente a un sorpresivo Once Caldas. Empero, la serie de semifinales estará guardada para siempre en la memoria y los corazones del pueblo Xeneize: Boca venció nuevamente a River Plate, esta vez en el Monumental y por penales. En un encuentro ciclotímico, River terminó venciendo dos por uno a Boca, quién ganó el partido de ida por un gol, por ende se definió desde los doce pasos. Por mandato de Carlos Bianchi en Boca Juniors patearon distintos jugadores muy jóvenes y lo realizaron muy bien: ninguno erró. Villarreal fue el último en disparar, dándole el histórico triunfo a Boca luego de que Abbondanzieri se convirtiera en héroe frustrándole el penal a Maxi López.

Como parece costumbre, Boca fue Bicampeón de la Copa Sudamericana. En el año 2005 lo hizo por penales frente a Pumas de la UNAM. Además tuvo revancha contra su verdugo, Once Caldas, ganándole la final de la Recopa Sudamericana. A nivel local ganó un título muy disputado con GELP. También lo haría en el año 2006, esta vez de manera holgada. En este año ganaría la Recopa Sudamericana al Sao Paulo, campeón de la Copa Libertadores y forjando una paternidad muy importante versus Brasil.

La última Copa Libertadores ganada por Boca Juniors fue en el año 2007. La cabeza del equipo era Juan Román Riquelme, quién completo su mejor torneo vistiendo la camiseta azul y oro. Su actuación sobresaliente fue fundamental en cada fase, siendo figura en cada partido. La final fue un resumen: Boca ganó la serie por cinco a cero, con tres tantos de Román. En esa copa fue el segundo máximo anotador con ocho, solo superado por Salvador Cabañas que marcó diez.

En el año 2008, logró la Recopa Sudamericana. Su rival fue Arsenal de Sarandí, quien había ganado la Copa Sudamericana haciendo una gran tarea, pero Boca Juniors lo paso sin mayores sobresaltos. Este fue el último torneo internacional logrado por la azul y oro, en este momento quedaba empatado junto al A.C. Milan como el equipo más ganador de títulos internacionales en la historia.

El lapso al que hacemos referencia se cierra con el Torneo Apertura 2008, el cual fue histórico al jugarse un triangular definitorio entre Boca Juniors, Tigre y San Lorenzo. Boca logró alzarse campeón en una definición muy ajustada, ya que el torneo estuvo a un gol (de Tigre) de cambiar de dueño.

Sin dudas, Boca Juniors era un equipo grande antes de esta década; contaba con un gran número de simpatizantes, de títulos y de reconocimientos. Empero, luego del año 2008, Boca Juniors se volvió un gigante. Reconocido mundialmente, las proezas realizadas por los conjuntos de Bianchi, sumadas a las copas y torneos ganados por los demás cuerpos técnicos y jugadores, hace de Boca Juniors un grande entre los grandes.

Boca tuvo el mundo a sus pies.


fondo_transparente_png_by_imsnowbieber-d3jme6i (1)

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s