FÚTBOL Y GLOBALIZACIÓN: CAMBIOS EN EL JUEGO

En los últimos años el juego en las ligas de élite ha sufrido una notable mutación. Lejos quedó la Italia aguerrida del “catenaccio”, el Brasil que vislumbró con el “jogo bonito” o la fría y dura “máquina alemana” de los automatismos. Un claro ejemplo es la última Copa Mundial FIFA (Brasil 2014), con un campeón alemán de juego sudamericanizado que priorizó los toques y la soltura ofensiva a la frialdad europea.

El punto de partida de este cambio paradigmático ha sido, según esta humilde e insipiente teoría, la globalización en el fútbol. Más específicamente el momento en el qué el flujo de negociaciones entre distintas instituciones abre nuevos mercados tanto para la compra como para la venta, teniendo como inicio el comienzo del nuevo siglo.

Las instituciones europeas de fútbol desde el comienzo del profesionalismo hasta el fin del siglo XX solía nutrirse de jugadores del mismo continente. Recién a comienzos de la década del 70′ empezaron a importar profesionales de América, sobre todo de Argentina y Brasil.

Hasta entonces, el modo de practicar el deporte en cada país estaba bien definido. Brasil lo mantenía con alegría y despreocupación, Inglaterra lo hacía elegante y disciplinado, Alemania era metódica, etcétera. Las técnicas utilizadas eran propias de su cultura, y como toda técnica conlleva una enseñanza y un aprendizaje. En cada país y cada época, hay técnicas y enseñanzas diversas. Lo mismo podemos decir de las demás actitudes corporales, cada sociedad posee costumbres propias. Cada sociedad hace uso de su cuerpo de una forma específica.

En el devenir social, histórico y político las economías vieron distintas reformas y los mercados se expandieron. Ahora jugadores de los lugares más recónditos del globo tienen la posibilidad de jugar en las grandes ligas de Europa -aquí hay que hacer una mención especial a los avances tecnológicos, también importantes para la apertura de los mercados futbolisticos. Actualmente exportan diversos países sudamericanos como México, Venezuela, Paraguay, Chile, Ecuador, Perú y Colombia. África es otro continente que provee a las ligas, sobre todo a las francesas e inglesas.

Los principales exponentes de fútbol mundial cuentan en sus plantillas con mayoría de extranjeros. Real Madrid (16/27), Barcelona (14/22), Manchester City (19/21), Chelsea(21/25), PSG (15/18), Juventus (16/24), Bayern Munich (12/20), Atlético de Madrid (14/22), son algunos claros ejemplos de la diversificación dentro de un solo plantel.

Empero, aquello que es propio de este siglo y contribuyó con los grandes cambios en el juego es que todas las instituciones de las principales ligas europeas poseen una cantidad mayor de profesionales ajenos a su país de origen.

Con estos choques de culturas y de formas de jugar al fútbol, sumadas a las distintas técnicas e idiosincrasias, es hasta lógico pensar que un cambio es inevitable.

Pensando en esto es menester citar a Mauss cuando expresa que “En esta nueva etapa se debe buscar una adaptación para una finalidad física, mecánica y química. Dicha adaptación está seguida de una serie de actos de acoplamiento que se lleva a cabo en el individuo no por el solo, sino con ayuda de la educación de la sociedad de la que forma parte y del lugar que en ella ocupa” (Mauss 1971).

Otro eje crucial a la hora de pensar el cambio en el juego es como ha evolucionado la forma de entrenamiento. Con el paso del tiempo los libros se van escribiendo, más descubrimientos son desvelados y el saber se va acumulando; la ciencia y la tecnología avanzan de la manos y vemos como la anatomía cambia. También lo hacen las formas de preparar a los equipos. Los cuerpos técnicos usufructúan aquellas experiencias que se han probado a lo largo de la historia y que en su gran mayoría fueron exitosas. A esto le podemos llamar imitación prestigiosa. 

Trabajar al cuerpo con sus cambios y conexiones a través de las culturas es muy importante, pues es el primer instrumento del hombre y el más natural. Sin él en su mejor estado se dificulta la practica del juego.

Globalización, corporalidad, técnica, tecnología, entrenamiento, diversidad, son ideas que se han complementado mediante distintos actores dentro y fuera del fútbol (directores técnicos, preparadores físicos, futbolistas, empresarios, políticos, tecnólogos, etc.), y han llevado a este deporte a un nuevo estadio muy diferente al anterior.

Solo nos queda acomodarnos y disfrutar del espectáculo.

Este texto se basa conceptos esgrimidos por Marcel Mauss (1971) en “Técnicas y movimientos corporales”. En Sociologia y Antropología. Técnos, Madrid. Pp: 336-352

fondo_transparente_png_by_imsnowbieber-d3jme6i (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s