LA MALDICIÓN HÚNGARA

Comenzaba el último año del siglo XIX, y en algún lugar de Austria – Hungría estaba naciendo una de las personas más influyentes en la historia del club S.L. Benfica: Béla Guttman.

Si nunca hubiese elegido el camino de la dirección técnica, nadie escribiría sobre él, pues fue un jugador que pasó sin pena ni gloria dentro del verde césped.

11.jpg

En su función al mando de un equipo de fútbol, tampoco ha sido influyente ni referencia de muchos. Se caracterizó por ser laborioso y un nómada del deporte. Dirigió a veintidós clubes y a una selección, la austriaca en 1964.Estuvo en doce países distintos, tres de ellos fueron sudamericanos: Argentina (Quilmes, 1952), Brasil (San Pablo, 1957-58), y Uruguay (Peñarol, 1962). Entrenó equipos desde 1933 hasta 1974, fueron 41 años. Con logros escasos(tres títulos con el Újpest Dózsa húngaro, y un campeonato Paulista en su paso por Brasil), sin dudas fue S.L. Benfica la institución que marcó a Guttman, y fue Guttman quién cambió la historia de las Águilas. Allí logró el torneo de Primera División 1960-1961 y la Copa de Portugal 1962. En esos años llegaría el bicampeonato europeo: las Copas de Europa 1960-1961 y 1961-1962. En las finales venció al Barcelona de Luis Suarez, y al Real Madrid de Puskas – Di Stéfano, respectivamente.

Luego de estas proezas, el DT consideró que merecía un aumento salarial por su gran trabajo. Los dirigentes no lo vieron de esa manera y decidieron despedirlo.
Béla Guttman se fue, no sin antes vociferar que “el Benfica sin mi no ganará nunca una copa europea”.

benfica_fans.jpg

Su impetuosa despedida no causó más que carcajadas, pues eran solo habladurías para los directivos del club. Sin embargo, el tiempo le ha dado la razón al entrenador austro-húngaro, y su frase ha crecido hasta el punto de convertirse en un mito: “la maldición de Béla Guttman”. Hasta el momento ocho son las finales en las que S.L. Benfica ha sido derrotado; algunas de manera insólita.

Tanto ha socavado a los fanáticos esta historia que, en 2014, decidieron realizar una estatua en su honor para acabar con el castigo. Esta ofrenda no fue suficiente, ya que meses después S.L. Benfica caería derrotado en una nueva final europea ante el Sevilla F.C.

En agosto de 1981, a los 82 años, falleció Béla Guttman en Viena. Todo parece indicar que con él se llevó su maldición.

Guttman-3.jpg


fondo_transparente_png_by_imsnowbieber-d3jme6i (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s