LA VICTORIA NO ES SOLO GANAR

Si la historia la cuentan los que ganan, nadie hablará de la selección de San Marino. Desde aquí le brindamos un espacio para reconocer a los hombres detrás de la peculiaridad, y celebrar que el espíritu amateur siga intacto en algunos lugares del globo.

En la Serenísima República de San Marino se jactan de ser el estado soberano más antiguo del mundo. Su población ronda en los 32. 500 habitantes, la mitad son mujeres, y entre los hombres debemos tener en cuenta a los niños y ancianos. De los restantes, se pueden rescatar jugadores para su selección más reconocida: la de fútbol.

UNO

Desde el comienzo de la década del noventa, San Marino juega oficialmente las clasificaciones para la Eurocopa y el Mundial FIFA. No obstante, todos saben que nunca podrán clasificarse a ninguna de las competiciones.

Esto es así porque aquel país ostenta un derrotero jamás visto: en 133 encuentros (entre oficiales y amistosos), fue derrotado en 128 oportunidades, obtuvo cuatro empates y sólo logró una victoria. Con 572 goles en contra y veinte gritos a favor, San Marino fue catalogado como uno de los peores seleccionados del mundo.

Siendo en reiteradas ocasiones el centro de las burlas, pocos intentaron adentrarse y conocer el hábitat de los jugadores que representan con hidalguía a su país. A ellos, el fútbol no les da el pan que ponen en la mesa para alimentar a sus familias, todos tienen trabajos comunes a los que asisten antes de los entrenamientos. Utilizan el deporte como estímulo para sobrellevar la monotonía de los días laborales. Lucir la camiseta de San Marino e intentar competir contra Inglaterra, Holanda, y Alemania, es aquello distinto dentro de la cotidianidad.

En cada encuentro vislumbramos un choque entre dos realidades totalmente opuestas: profesionales del fútbol y profesionales que juegan al fútbol. Wayne Rooney, Thomas Müller, Arjen Robben, se enfrentan a personas que visten de jugadores por instantes.

Por lo tanto, entendemos que el plantel sanmarinense se ponga en frente pequeños objetivos como mantener el arco en cero durante una determinada cantidad de minutos o no ser goleados, pero de ser así, que no encajen demasiados goles.

Cinco fueron las veces que lo derrotaron por más de un dígito: Noruega (10:0), Bélgica (10:1), Polonia (10:0), Holanda (11:0), y la peor caída en su historia, Alemania (13:0). Aquella noche en Serravalle asistimos a un acto de humillación muy grande cuando Lehmann, arquero alemán, cruzo entre risas todo el campo para patear un penal en el último minuto de juego. Los rivales lo increparon al grito de “Fair Play”, el uno lo entendió y no pateo. Todos coinciden en que fue el encuentro más doloroso.

TRES

¿Cómo se afronta un encuentro cuando no hay esperanzas de conseguir la victoria? Sin dudas es un ejercicio complicado, pues al fútbol lo jugamos para divertirnos y también para ganar. Los jugadores reconocen que las goleadas le pesan y vivirlo desde adentro no es un trámite aunque se hayan acostumbrado. Desilusión, dolor, pena, son palabras claves que utilizan para describir las horas posteriores al partido.

Un récord positivo de San Marino es haber anotado el gol más rápido de las rondas clasificatorias. Tan sólo tardó ocho segundos Davide Gualtieri en aventajar a su equipo ante la poderosa Inglaterra, que luego anotaría siete goles. No es el único récord para enorgullecerse, también cuentan con el director técnico que más años duró en una selección. Hablamos de Giampaolo Mazza, quien estuvo durante quince años sentado en el banquillo. En una entrevista expresó que siente dolor cuando caricaturizan a sus dirigidos, que la burla no la encuentra positiva.

Retrocediendo en el tiempo, marcamos como primer encuentro de esta selección la caída 4:0 ante Suiza, en el año 1990. Luego de una serie de derrotas, en 1993 podrían festejar un punto logrado ante Turquía. Obviamente el marcador no tuvo goles. Para conseguir otro resultado positivo tuvo que esperar ocho años, pues en 2001 terminaría igualado su encuentro en uno ante Letonia. Aquel logro fue doble, ya que también fue el primer punto fuera de casa. El tercer empate lo encontraría frente Liechtenstein.

Ante ésta selección obtendría el mejor resultado de su historia: 1:0. El hito tuvo lugar el 28 de abril de 2004, y fue en el marco de un partido amistoso. El gol lo hizo Andy Selva, goleador histórico y uno de los jugadores con más presencias (8 goles en 70 partidos).

DOS

Otro tanto que se festejó como una victoria (a pesar del 1:5) lo marcó Della Valle frente a Polonia, en 2013, poniendo fin a una sequía de cinco años y quince partidos oficiales sin convertir. 

El último gran resultado fue empate sin goles frente a Estonia, en 2014, que puso fin a una cadena interminables de derrotas sufridas desde 2004.

Fantaseo con encontrarme en el vestuario de San Marino previo a un partido para decirles, tomando las palabras de Marcelo Bielsa, que “no permitan que el fracaso les deteriore el autoestima. En cualquier tarea se puede ganar o perder, lo importante es la nobleza de los recursos utilizados, eso sí es lo importante; lo importante es el tránsito, la dignidad con la que recorrí el camino en la búsqueda del objetivo. Lo otro es cuento para vendernos una realidad que no es tal.


fondo_transparente_png_by_imsnowbieber-d3jme6i (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s