UN LÍDER DISTINTO

En la tierra donde nacieron los dos mejores jugadores de la historia se da un absurdo debate para develar quién es el mejor. Pero ahora, el propio Maradona abrió una discusión nueva, afirmando que “Messi no tiene personalidad para ser líder”. Éste artículo llega para intentar enterrar dicha frase y marcar una diferencia de estilos: Lionel es distinto, hasta en su liderazgo.

Diego Maradona tiene en su haber un sinfín de frases célebres, y la última es la que usaremos como disparador: “Messi es buena persona, pero no tiene personalidad. No tiene mucha personalidad como para ser líder”. Ahora bien, ¿Es tan así?

La R.A.E. define al líder como “Persona o entidad que va a la cabeza entre los de su clase”. Entonces, según los libros, Messi encaja en esa acepción.

Las personalidades son diametralmente opuestas. El ex Napoli es extrovertido, desafiante y no teme ser el centro de las miradas. Estas cualidades lo ayudaron a llevar a sus equipos a conseguir increíbles logros aún en los contextos más desfavorables. En cambio, el diez del Barcelona es distinto: no le gustan las cámaras, ni llamar la atención, tampoco gritarle a los árbitros o a sus rivales. Su única forma de hablar es con el balón en sus pies y ganando.

¿Ambos son líderes? Por supuesto que sí.

Messi se sitúa en el centro de la escena de su equipo y se muestra como la cabeza del grupo. Juega bien y hace jugar bien a los demás. Los potencia. Sus compañeros saben que el balón puede descansar en sus pies, y el hecho de estar siempre en el verde césped hace que los demás lo admiren. Leo quiere jugar siempre. Un claro ejemplo es, en la previa de la Copa América Centenario, jugando un amistoso y al día siguiente volando a España para declarar por problemas fiscales. Al instante de terminar su tarea en Europa, viajó a Estados Unidos para presentarse a la Selección: un líder debe estar siempre. Sabiéndose el mejor del planeta, nunca perdió su humildad para con sus compañeros, y ellos lo reconocen.

1M

Jorge Valdano escribió un libro titulado “Los 11 poderes del líder”. Para él, “el líder que interesa es una persona que influye sobre más personas para construir una sociedad mejor. Si la ecuación lleva a un resultado distinto, es lícito ponerlo todo en cuestión.”

Aquí repasaremos los once puntos esenciales aplicados a Lionel Andrés Messi.

♦ El poder de la credibilidadTodo líder de grupo debe sentir que sus compañeros le creen, que confían en él. Se pueden apoyar en lo que dice porque tiene fundamentos.
Champions League 2010, Barcelona recibía al Arsenal después del empate a uno en la ida. Debía cerrar la serie, y el encuentro empezó mal: los ingleses se adelantaron en el marcador. Gabriel Milito contó que, ese día, mientras volvían al medio campo luego de sufrir el gol, Messi lo miró y le dijo “Tranquilo, hoy lo gano”. Hizo cuatro goles.

♦ El poder de la esperanza: La virtud que tienen que tener los líderes para ponerle “ilusión” al camino que recorre junto a sus compañeros. Y de eso, hay un ejemplo muy claro. “Quiero crecer para poder jugar al fútbol”, dijo al Doctor Schwarzstein, cuando tenía nueve años. Tan grande fue la ilusión de poder jugar que se aplicaba sus inyecciones en cada una de sus piernas para poder crecer, él solo.

♦ El poder de la pasiónLa pasión hace no sólo aceptables, sino agradables, todos los sacrificios que obliga el deporte de alta competición. La pasión contiene el amor a la tarea, y en reto largas sesiones de entrenamientos. Serán seductores, los sueños que anticipan días de gloria. Su papá Jorge señala que de chico, Lionel, quería ganarlo todo al grado de llorar si no lo lograba. Siempre quería obtener el éxito que deseaba, quería competir en todo.

♦ El poder de estilo: Es la manera de ser, y eso es tan importante para una persona como para un equipo deportivo. Si algo mantuvo inalterable fueron sus formas y su estilo. Nunca cambió ni dentro ni fuera del campo.

♦ El poder de la palabra: Todo gran líder es un comunicador eficaz que sabe perfectamente cómo manejar las aspiraciones y los temores de las personas a las que dirige. Hay muchos ejemplos, uno de ellos es, luego del empate con Paraguay en la Copa América 2015, no tuvo reparos en decir: “Hay que pensar en Uruguay, hay muchas cosas por mejorar. Recién es el primer partido Hay que estar más tranquilos que nunca. A Uruguay hay que ganarle, vamos a ir a buscar cada partido como siempre. Pero debemos mejorar”. El resultado está a la vista, pues llegaron a la final del certamen.

♦ El poder de la curiosidad: Valdano aclara que quien tiene curiosidad no le tiene miedo al futuro porque se abre de un modo natural al cambio, a las ideas, a la innovación. Tener curiosidad es mantener siempre vivo el deseo de aprendizaje. Messi es curiosidad. Siempre vislumbrando su objetivo próximo, tanto contra los rivales como a nivel grupal. “Hay que olvidar todo lo que se hizo; empieza otra Copa y vamos a intentar ganarla”, expreso en suelo norteamericano este año.

♦ El poder de la humildad: La vanidad agiganta el “yo” y la humildad respeta las diferencias, sabe escuchar, genera empatía y produce confianza. Otro aspecto que le sobra al diez, en donde podríamos ejemplificar con la enorme cantidad de penales que cedió a sus compañeros para que rompan rachas negativas.

♦ El poder del talentoValdano aclara que todos nacemos con  cierta predisposición para una actividad y, cuanto antes la descubramos, antes encontraremos nuestra vocación y los estímulos eficaces para desarrollarla. Messi siempre quiso ser futbolista, haciendo todo lo que esté a su alcance para lograrlo. Siempre se hizo cargo del talento innato, desde el mismo momento que las inyecciones tocaban su piel.

♦ El poder del vestuario: Todo aquel que haya formado parte de un buen equipo, con el paso del tiempo recordará con cariño a todos sus miembros. Con admiración a los mejores, pero con especial agradecimiento a los generosos que pusieron el equipo por encima de sus intereses individuales. “Messi es Dios, y más aún como persona. Yo le conocí cuando era un chico y lo he visto crecer. Es buen chico, y  sólo le deseo lo mejor”, decía Eto´o cuando se fue del Barcelona. Es un de los tantos compañeros que destacan al diez no sólo como jugador sino como persona.

♦ El poder de la simplicidad: Los líderes futbolistas son los que jamás se meten en un problema. Piensan antes de recibir y, con un solo toque, clarifican el panorama como si el fútbol fuera la asignatura más fácil del mundo. Además de clarificar las jugadas, tiene la particularidad de hacerlas simples por más complejas que sean. Ejemplos sobran con sus más de 500 goles, pero en la Final de la Copa del Rey, Messi hizo una obra de arte gambeteando a tantos jugadores como precisaba.

♦ El poder del éxito: Cuando el liderazgo es eficaz, activa el profesionalismo, el optimismo, el espíritu de superación, las conductas solidarias…El éxito también. Más de treinta títulos -grupal e individual- avalan el éxito, condensado en ganancias, de Messi.

Después de repasar los puntos que convierten en líder a este jugador, finalizamos con cuatro confesiones de colegas:

Javier Mascherano dijo, “Leo se convenció en el último año de que es el líder del equipo. Messi tiene que ser el abanderado de esta Selección, se consolidó y se convenció de que es el líder del equipo”.

Mariano Andújar lo definió así: “Existen diferentes tipos de líderes. Lionel lo es desde el ejemplo, desde la manera de ser, y después por lo que da en la cancha. Es un gran capitán por sus actitudes y porque jamás se quiere perder un partido, demuestra lo que siente por la Selección, por el país”.

Claudio Tamburrini, ex futbolista privado de su libertad durante la Dictadura, amplio: “Messi es un caso de liderazgo democrático, el que sin resignar la genialidad del líder da espacio al crecimiento de sus compañeros, y fortalece los mecanismos que permitirán el futuro traspaso a una nueva conducción”.

Andrés Iniesta expresó: “Leo es el mejor de la historia, no habrá otro como él. Es un placer compartir el equipo con un líder así”.

Como se vio a lo largo del artículo, ejemplos y palabras sobran. Lionel Messi no necesita gritar que es un líder, le alcanza con pedir siempre el balón, patear el penal decisivo, fortalecer a sus compañeros, etcétera. Al batir su último récord -máximo goleador de la Selección Argentina-, no se olvidó de lo que importa: “Estoy feliz de superar el récord, pero esto también es gracias a mis compañeros”.

Ahí está el líder, con su liderazgo bien marcado. ¡Que quede bien claro!


DOTTO

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s