EL JUGADOR: PROTAGONISTA OLVIDADO

“Instruíos, necesitaremos toda vuestra inteligencia.
Agitaos, necesitaremos todo vuestro entusiasmo.
Organizaos, necesitaremos toda vuestra fuerza.”
Antonio Gramsci

No habría nada nuevo en decir que el fútbol en la actualidad maneja cifras dinerarias en extremo obscenas; pocos son los que están de acuerdo con que en torno a un balón se despilfarren miles de millones de diversas divisas. No obstante, y entendiendo esa disyuntiva, hay un problema dentro del problema: los jugadores, actores fundamentales del espectáculo, ven una parte ínfima de los ingresos. Claro, muchos podrían objetar argumentando que son millonarios, y que poco debe importarles unos millones más u unos millones menos. Pero es incurrir en una falla grave.

El fútbol tiene dos componentes básicos sin los cuales no podría subsistir: el balón y los jugadores. El primero es un objeto, el más deseado, pero un objeto al fin; se lo puede construir y suplantar con diversos materiales. El segundo, es un ser humano. Único. Se fue perfeccionando desde niño y tuvo que pasar sacrificios —si fue el afortunado que llegó a ser profesional— para estar en la élite. No obstante, es tratado como un objeto. Tal parece que se puede prescindir de él como de un balón viejo. Habría que detenerse a pensar en su devenir. En las virtudes y esfuerzos que lo hicieron llegar a un lugar de privilegio. Pero todo queda tapado por la maldita frase «es millonario». Y no: millonarios son muy pocos, y multimillonarios, menos. Luego hay una gran cantidad de jugadores que viven y vivirán muy bien, y otro grupo que tendrá que repensar su vida luego de los 35 años. ¿Por qué?, pues por varias razones: principalmente estamos hablando de una carrera de corta duración —en promedio 15 años— y no muchos llegan a juntar un «dinero jubilatorio», ésto viene encadenado a otro aspecto fundamental: El dinero total no va a los jugadores. Entre un billete y un plantel de futbolistas hay un extenso y sinuoso camino, lleno de oscuridades aprovechadas por diferentes actores: representantes, dirigentes y periodistas, la triada del mal que se ha incrustado en lo más profundo del fútbol como un cáncer terminal y lo ha dejado en coma.

Sólo hay un médico capacitado para hacer del deporte rey un lugar mejor: sus protagonistas, es decir, los futbolistas. Pero hay un problemas con ellos, y es que desconocen su poderío. Sin intentar prejuzgar ni ofender al gremio, encuentro un motivo como esencial: la falta de formación académica. Desde muy jóvenes, diría niños, deben dejar de lado los estudios para abocarse a los entrenamientos. Son varios los factores por los que se llega a esto, podemos encontrar como principal tres. La feroz competencia es una, pues un gran porcentaje de niños nacen con sueños de jugar en Primera, por ende los clubes se abarrotan de jóvenes esperanzados dispuestos a todo por llegar. El entrenamiento, como segundo factor. Desde los 15, 16 años (o incluso antes) las prácticas suelen ser en horarios matutinos, y hay una superposición con la escuela. Y aquí llegamos al tercer punto, pues el segundo factor hace que se tome una decisión de manera muy fácil: se abandonan los estudios, o pasan a un segundo plano en el mejor de los casos, porque hay (mucho) dinero en juego. Gran parte de los niños futbolistas vienen de familias humildes y ven en el fútbol la salvación económica para el joven (y algunos divisan su salvación personal).

Después de todos estos motivos, queda bastante claro el por qué de los problemas en la mayoría de los jugadores para tener una formación digna. Les cuesta tener un pensamiento crítico o creativo, pero fuera del campo, porque dentro del mismo suelen ser muy inteligentes. Allí se formaron, fue su escuela. Estudiaron y entrenaron para eso. Ahora bien, cuando deben dar pelea por sus derechos, algunos carecen de herramientas.

Por ende, en mi humilde opinión, el fútbol ha dejado de ser de los futbolistas. Se ha creado un sistema perverso pensado para que todos los cerdos puedan dejar el fango y comer como aristócratas. Algunos se llenan los bolsillos buscando niños para explotar, y a los diez años ya tienen una etiqueta con un nombre de un representante (que lo único que representa es la miseria humana), otros extienden sus riquezas perpetuándose en una institución y saqueándola, dejando a los jugadores sin cobrar por largos meses (un ejemplo actual, los profesionales de Quilmes o Estudiantes de San Luis); y bueno, en televisión y radio proliferan los programas en donde las estrellas son los periodistas o las polémicas.

Los futbolistas han jugado un importante partido sin saberlo, y fue contra los hombres de traje. Ellos eran conscientes del encuentro, y lo tomaron como una final, entonces la ganaron; por eso hoy, y cada vez más, los botines se están colgando para hablar de gente de traje, llenos de dinero, poder y odio.

Como conclusión, traeré una frase de César Luis Menotti que dice todo: “El jugador de fútbol debe entender esto, que es básico para su vida: para qué juega y para quien juega. Eso es lo que debe preguntarse y responderse.”

Acá escribe las últimas líneas de este artículo un aficionado que llama a gritos desesperados a los futbolistas, diciéndole que se instruyan y que se organicen. Sólo ellos nos darán un mejor mañana en el deporte.


gon

4 comentarios en “EL JUGADOR: PROTAGONISTA OLVIDADO

  1. Reblogueó esto en Reinaldo Moray comentado:
    Cuanta razón en este artículo :100 millones, 200 millones por un jugador, hace unos años eran exagerados para pagar una cláusula de un futbolista. Muchos dirigentes, que tienen mucha capital y realizan la inversión en este deporte, es por los seguidores que tiene , saben que las ganancias serán en enormes cantidades, que no les interesa la parte humana del futbolista, con tal de que se llenen las carteras todo estará bien, y la gente de fútbol va desapareciendo poco a poco.

    Y no solo en el deporte el atleta se tiene preparar para todo, eso es en cualquier aspecto de la vida, habrán momentos duros que no podemos hacer lo que nosotros amamos, y tendremos que pasar las dificultades aprendiendo muchas cosas que pueden ser útiles para desenvolvernos en cualquier ámbito de la vida cotidiana.

    No se van a arrepentir de leer la nota de futbolblog. Hace unos días que sigo esta página y parte de sus artículos, y créame usted, tienen muy buenas historias para leer.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s