EL AGOTAMIENTO DE UNA IDEA

En su comienzo, el fútbol uruguayo se basó en una forma de juego que tenía algunos conceptos básicos como el buen trato del balón, el regate, la pausa y el toque corto; virtudes que se vieron potenciadas por ser un país en el cual florecían talentosos futbolistas. Un extracto de El Gráfico que data de 1926 nos sirve para entrar en tema: «(…) pero el fútbol que practican los argentinos y hacemos extensivo a los uruguayos es más bello, más plástico, de mayor precisión ya que llegar al arco adversario no se hace con pases largos y adelantados, terminados casi en segunda, sino que cada avance es consecuencia de acciones breves, precisas, colectivas de “dribblings” hábiles y pases precisos como filigrana». Noventa años después, Uruguay no se caracteriza por ser una escuadra que busca el protagonismo y la belleza puesto que desde hace tres décadas viene fomentando “la idiosincrasia del fútbol uruguayo”, esa famosa garra charrúa donde entrega y lucha priman por sobre el juego.

Sería de necios negar que aquel estilo no puede conseguir objetivos, pues lo ha hecho. El trabajo suele tener su paga, y las ideas —cualesquiera que sean— también; es decir, la fidelidad a las mismas. La selección de Tabárez echa mano de ello desde hace tiempo: no negocia la entrega, que no está mal, pero sí el juego, el toque, buscar los encuentros, salir a ganarlos. Hay un desprecio a todo lo mencionado, pues el mismo entrenador siente orgullo de un método de juego que termina por ser perjudicial.

Hoy Uruguay es un equipo conservador que sale a especular con los planteos rivales; sólo ataca y comienza a crear juego cuando recibe goles y se defiende de manera ineficaz —porque ya no defiende bien. En definitiva, es un equipo que juega a no jugar

En el pasado tuvo logros evidentes, como crear un equipo solidario y ordenar al grupo de jugadores en los aspectos humanos. También generó compromiso y sentimiento de pertenencia en los jugadores, esas ganas de querer estar siempre; es muy significativo que incluso los suplentes estén motivados. En el futbolístico, sus mejores participaciones residen en el Mundial Sudáfrica 2010 —donde se vio acompañado por un formidable Diego Forlán que ayudó a suplir la falta de generación de juego—, y en la Copa América 2011, allí se mantuvo la línea de la Copa del Mundo con puntos muy altos como el salto de calidad de Luis Suárez y el mantenimiento del nivel de Diego Forlán. Uruguay desde esta competencia viene siendo un cúmulo de fracasos, y no por su eliminación temprana en Brasil 2014 o en las últimas Copas América, sino porque se encerró de forma tendenciosa en una manera de jugar al fútbol con jugadores que ya no tienen nivel para vestir la camiseta nacional, pasados de edad y sin continuidad en muchos casos. Lo paradójico es que el país fabrica —milagrosamente— jugadores talentosos que podrían rescatarlo de su nula generación de juego, pero se les da la espalda —por ejemplo Gastón Ramírez, usado sólo en aprietos, y  Giorgian de Arrascaeta ni citado.

La salida de Diego Forlán expuso las enormes carencias del equipo a la hora de conseguir circuitos que den juego; Forlán, aunque delantero, intuyó este problema en un principio y con mucha inteligencia solucionaba el problema. Pero ya no está, y si bien cuenta con un jugador de élite como Luis Suárez —uno de los pocos jugadores del mundo que puede llegar al gol sin generadores de juego—, se dificulta. Tabárez sigue apelando a jugadores que no han aprobado en la Selección, con permanentes errores y una única premisa: METER.

Considero que El Maestro tiene mucho miedo de apostar a jugadores que aporten protagonismo, aunque tiene claro que la solución está en ellos. Ángel Cappa dijo: “El jugador que raspa, que va abajo, que es ‘metedor’ le da más seguridad a la gente; mientras que el talentoso, el que piensa, que da tres pases seguidos, el que quiere claridad, es claramente rechazado porque no genera seguridad”. Tabárez apuesta a esa seguridad que suele ser mentirosa, y cuando se ve en aprietos apuesta a los talentosos para crear un atisbo de juego asociado; debe ir en desventaja para realizar todo lo que debió hacer antes pero jamás se anima.

Tabárez cuenta con el apoyo de los medios de comunicación, estos lo arropan y lo erigen como un protector todopoderoso y soberano, tomando sus decisiones como absolutas e indiscutibles. Esto es raro en una prensa que se encarga sistemáticamente de sembrar dudas sobre proyectos —incluso lo han hecho con anteriores seleccionadores, como J.R. Carrasco. Debe ser que se encuentran en la extrema comodidad con el conservadurismo y no quieren salir de ese frío molde. Para aquellos que no conozcan la prensa deportiva uruguaya, deben saber que suelen dictar todo: si la selección debe salir jugando o reventar, patear al arco o dar el pase gol, e innumerables etcéteras; tienen un poder peligroso, una capacidad de que los receptores callen y normalicen ante los errores de Tabárez.

En definitiva, podemos decir que el proceso de Oscar Washington Tabárez no ha sido totalmente negativo pero hace algunos años es claro el agotamiento de la idea. Concluyo con una anécdota del Mundial 1950, ganado milagrosamente por los uruguayos, hecho que se conoce como “Maracanazo”: «Antes de empezar el partido, los futbolistas uruguayos eran conscientes del enorme favoritismo del que gozaba la escuadra brasileña. El entrenador uruguayo Juan López Fontana deseaba evitar una derrota humillante, y pidió a sus jugadores que jugaran defensivamente; cuando López se retiró, el capitán uruguayo Obdulio Varela dijo a sus compañeros: ‘Juancito es un buen hombre, pero ahora se equivoca. Si jugamos para defendernos, nos sucederá lo mismo que a Suecia o España’. Los hombres de la escuadra uruguaya entendieron así que jugar defensivamente contra el equipo brasileño resultaría en una derrota por goleada.»

El deseo ferviente es que exista otro Obdulio Varela que ante la voz conservadora alce la voz y diga la verdad.


elea.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s