ENTREVISTA: RODOLFO DE PAOLI

LUCIO STORTONI RUIZ / GONZALO GARCÍA

Rodolfo De Paoli es entrenador de fútbol, pero en la actualidad es reconocido como uno de los mejores relatores del país. En sus comienzos en la profesión se desempeñó como relator de Chicago en una campaña partidaria, y su carrera continuó con un casting hecho por el Grupo Clarín, Olé, y Mitre, en el cual quedó elegido entre 400 postulantes para relatar a Boca luego de la salida de Alejandro Fantino. A partir de ahí, su historia es de público conocimiento, pero lo que muchos no saben es que “Rodo” fue jugador de fútbol durante 4 años. En ese período, jugó en Nueva Chicago entre otros. En el club de Mataderos disputó 34 partidos en las temporadas 1997-1998, y 1999-2000, retirándose a la temprana edad de los 22 años. También fue técnico en el ascenso, pasando por Riestra (2007/2008), Argentino de Merlo (2008), Dock Sud (2009) y Liniers (2011), por la Primera C y la Primera D. En Fúlbo, nos dimos el gusto de entrevistarlo.

¿Qué disfrutaste más: ser entrenador, jugador o periodista?
No soy periodista, trabajo sólo como relator de fútbol. Prácticamente no hice periodismo, tuve muy pocas experiencias. Soy entrenador de fútbol, y lo que más disfruto sin dudas es ser técnico. Obviamente lo que más me gusta es ser jugador de fútbol, pero los contextos no te lo hacen disfrutar tanto, y me gusta mucho más ser entrenador que incluso jugador, porque no la he pasado muy bien como futbolista.

Por eso el retiro temprano…
Claro. Fue una decisión personal dejar el fútbol muy joven porque no la pasaba bien,. Pensaba que jugar al fútbol era otra cosa, y cuando sos profesional se hace complicado; cuando vos te entrenás y por ahí apenas jugás diez o quince minutos, tenés que tener la fortaleza mental para entender que es parte del profesionalismo, y yo creo que la mala no me la banqué y decidí no seguir luchando. Después obviamente me arrepentí, porque sos más grande y lo ves desde otro lugar, pero con 20, 21 años por ahí no lo entendés.

¿Hubo un técnico que te marcó?
Sí, me enseñó mucho Leando Pérez, que me hizo debutar en primera con Lorenzo Ojeda. Pero el que más me marcó fue Coqui Raffo, a quien conocí circunstancialmente en un centro de entremaniemto para jugadores libres que recién empezaba. Para mí era angustiante ir a entrenar a un lugar sin club, y Coqui era el director de ese centro y me pareció un entrenador brillante, me marcó y me agarró el gustito de ser entrenador. Gustito que ya me lo hizo tener Leandro Pérez, él había sido marcador central, y había trabajado con Dragovic, un yugoslavo. Ellos trajeron una metodología, para la época del año 93 en Ecuador  —que se preparaba para hacer el Mundial sub-17 del 95— y trabajaron sobre los juveniles ecuatorianos. Esa experiencia que tuvo Leandro Pérez con el yugoslavo, después la intentó realizar con la reserva de Chicago, que es donde lo conocí, y al año siguiente lo tuve en primera. Él me hizo debutar y más allá de que en primera salimos campeones y fue una linda experiencia en el Nacional B, y más allá del título y de haber jugado y disfrutado, Leandro me enseñó mucho y me agarró realmente la inquietud, a pesar de tener 18 años en ese momento, de ser entrenador. Siempre supe que iba a ser entrenador en un futuro, pero no tan a corto plazo.

¿Te marcó en lo que tiene que ver con el entendimiento del juego?
No, por la comprensión del juego no tanto. Sí quizás con la comprensión táctica del juego. Yo creo que el juego lo terminé de entender mucho más de grande. Como futbolista nunca lo comprendí al juego. Y creo que la confirmación de esto lo comprobé hace muy poco cuando empecé a jugar al Senior de Chicago con ex-compañeros que habían jugado conmigo profesionalmente, y me daba cuenta de que sí, que yo comprendía algo que ellos no comprendían. Pero eso te lo da el tiempo, te lo da la cabeza de analizar el juego, de entender, y la verdad es que es apasionante.

Vos estuviste en “Fútbol Compacto”, ahí hablaban del juego: ¿Por qué crees que no hay tantos programas que hablen justamente de esto?
Bueno, yo creo que no hay programas, no es que no hay tantos. Yo creo que no hay programas porque para hacer un tipo de programa especifico tenes que entender el juego, es muy difícil hacer un programa en vivo, diario, donde se hable del juego permanentemente. Tenés que tener una producción donde haya directores técnicos analistas de equipos, tenés que tener un productor televisivo que pueda conjugar con gente del fútbol… es muy complejo. Tenés que tener gente del fútbol y de la televisión preparada para hacer algo que en televisión no se hace. Porque la TV tiene otro formato, por ahí con otras perspectivas y expectativas. Es mucho más complejo. Así y todo lo intentábamos, fíjate que muchas veces yo pedía al aire videos de Youtube, y dentro de eso trataba de congelarlos y explicar alguna situación que me llamaba la atención, y en eso me ayudaba mucho Ruben Capria, que durante todo el día, después de hacer el programa, casi que lo producíamos por teléfono todo el tiempo. Es bastante complejo y por eso posiblemente no existan programas de televisión donde se hable de fútbol; el fútbol es el juego, después todo lo que lo rodea, ya lo sabés y tenés una demanda enorme de programas. Es más normal y más cotidiano.

¿Ves que está mejorando el fútbol argentino? Sobre todo desde los entrenadores.
Veo que hay una intención. El fútbol va cambiando a nivel mundial, y en Argentina va llegando un poquito más tarde, como pasó siempre, y veo que hay una intención de entender lo que está pasando allá, y eso viene desde hace bastantes años. Empezó a pasar con más metodología de entrenamiento en los noventa con Cruyff y Van Gaal, en el Ajax y el Barcelona, y a fines de los ochenta con Sacchi. Y después, como que copiar y pegar es muy complicado, porque hay que entender, hay que interpretar. Yo digo que para pasar de la A a la B, en situaciones a veces complejas, entre la A a la B, por ahí tenés que pasar a la A1, a la A2, a la A3 y recién ahí pasar a la B. Entonces, volviendo a la pregunta inicial, sí, se está intentado hacer algo que se refleja a veces en la buena intención, con una metodología específica de entrenamiento que está proponiendo Holan, que viene del Hockey. Así que imagínate si la cultura del fútbol está un poquito atrasada, pero sí, hay una intención. A veces cuesta, porque copiar y pegar no es saludable.

¿Crees que falta convicción? Porque se intenta algo, y a la primer derrota se cambia…
Sí bueno, pero ahí yo me pongo un poco en defensor de entrenadores. No te voy a dar nombres porque por ahí queda feo, pero conozco mucho e incluso soy amigos de algunos; hay que ponerse en la piel de ellos, que si a los tres partidos no ganan tienen tres o cuatro candidatos que los van a reemplazar, entonces es muy difícil esa convicción. Es como a veces se habla en política: cuando sos oposición a un gobierno, y tenés un montón de posibilidades y modelos para mejorar lo que le estás cuestionando al gobierno de turno, y una vez que gobernás ves que es mucho más complicado que todo lo que tenías como idea de proyecto. Acá al fútbol le cabe lo mismo

¿Qué es lo que más te gustaba de ser entrenador?
Lo que más me gusta es el entrenamiento diario. Y te cambio la pregunta, a mí lo que menos me gusta es el día del partido (risas), porque se sufre mucho, porque obviamente pasan imponderables. Además, una coreografía vos la podés armar durante un año hasta hacerla, vos acá podes ensayarlo, ensayarlo y ensayarlo, pero hay un rival, hecho bastante importante que no es un detalle menor: el rival también hace lo mismo y es una lucha de fuerzas, y encima en el medio pasan cosas, por eso te doy este ejemplo. Porque a la hora de la verdad el rival también se prepara, yo siempre digo “bueno, estamos rezando mucho, pero mirá que el rival también reza mucho”, ¿y a quién le hace caso Dios? ¿Entendés? Tenés que solventarlo con una forma de entrenar; por eso te digo que eso es lo que más me gusta, porque primero es fascinante poder modificar cosas que los jugadores después terminan resolviendo, por eso sin dudas lo que más me gusta es el día a día en el entrenamiento, y lo que menos me gusta es el partido, pero que se entienda bien, porque se ve en los entrenadores cuando ves los partidos: a veces Simeone no puede ni gritar los goles de su equipo, incluso cuando son lindos, porque tenés todo el tiempo la soga en el cuello, hay muchas tensiones, y no podes cortar un avance de un equipo o un avance propio para decir qué hay que modificar, por eso el fútbol en definitiva es de los jugadores, eso no hay que perderlo de vista nunca.

¿El proyecto De Paoli entrenador sigue en pie?
No, no es un proyecto, es una realidad. Yo soy entrenador, dirigí en el ascenso, hoy no dirijo, y volveré a dirigir en algún momento.

¿Qué te parece esta frase que dice “en el ascenso no se puede jugar bien”?
Hoy estuve viendo de casualidad uno de mis primeros partidos, dirigiendo a Riestra contra Lugano en la Primera D, y es muy complejo jugar bien —pero no en el ascenso, también en Primera División. En el ascenso es más complejo, pero no creo que sea así; es una frase hecha. Hay que trabajar para que se pueda hacer bien. Yo he dirigido mucho en el ascenso, tanto en categorías mayores como menores, y en Primera C he intentado jugar bien, y el equipo lo ha conseguido y sacó muchos resultados positivos.

¿Que cambiarías en el fútbol argentino?
Hay cosas que agregaría más que cambiaría. Si vos querés armar una liga competitiva, con jugadores que se puedan vender más caros, yo claramente le pondría regla a las finanzas y así entender para dónde se puede ir. En las formativas de juveniles, obligaría a los clubes a que haya un presupuesto destinado, y que dentro de la nómina de 18 haya por lo menos 9 jugadores surgidos de la cantera de la cual vos tenés la plata para autofinanciarte. Primero porque es mejor para el club y segundo porque sería todo más claro y más sencillo.

Además es más lindo, porque en el Barcelona cuando jugaban todos los de la Masía, a la gente le encantaba.
Sí, por ahí vos me das el ejemplo de La Masía, pero es más rápido, menos brilloso y magnífico que el del Barcelona, pero más práctico por las formas que lo han desarrollado: el de los alemanes. Ellos tienen una reglamentación para poder desarrollarse, además eran una potencia mundial, pero decidieron ir por un camino que evidentemente es favorable y está dando muy buenos resultados.

Vos en un momento dijiste que en la cancha definen los jugadores, y a raíz de eso me surge una pregunta: ¿Estás más del lado de Panzeri, que piensa algo así como que la espontaneidad surge de la nada, o de Guardiola, que dice que la espontaneidad tiene que ser fomentada por un contexto?
Yo quiero ser más cauteloso a la hora de hablar de Panzeri: Lo he analizado mucho, lo he leído mucho, y yo creo que él ha copiado y pegado con muy buen tino, un asesoramiento magnífico que ha tenido de Adolfo Pedernera —que en cierto modo puede compararse con un Guardiola de la época del fútbol argentino, o para el latinoamericano o incluso el fútbol mundial. Pero lo de Dante lo tomaría con pinzas, y no porque no haya pateado una pelota, o porque no haya entrenado a un equipo, sino porque se pone siempre desde una vereda opuesta permanentemente a lo que se va desarrollando —y hasta me siento identificado con esto—, casi como una verdad absoluta, y la verdad es que hay que contextualizar un montón de situaciones; yo me pondría más del lado de lo que dice Guardiola. Porque —por más que uno lo haya hecho en el ascenso y poco—, hay que contextualizar el nivel de dificultad que hay dentro de situaciones específicas en el juego, cuando por ejemplo, yo hoy veía un programa y decían “ah bueno pero Noruega se mete todo atrás”, y no es así. Noruega no se mete todo atrás, Alemania está obligando que Noruega se meta atrás, en algún momento si vos tuviste la sensación que tenés adentro de la cancha cuando vas a presionar, y llegas tarde una vez, llegas tarde otra vez, y retrocedes. ¿Y por qué retrocedes? Porque mi compañero está haciendo lo mismo. Y evidentemente hay algo que están haciendo los oponentes con la pelota, la están moviendo de tal manera que me están desarticulando el plan de trabajo y presión en algunas zonas. Hago esta aclaración previa a la respuesta de Panzeri, porque estoy escuchando y viendo mucho casi que Panzeri es una palabra santa de una verdad absoluta, y la verdad es que lo respeto un montón, me siento identificado en el 90% de las cosas que dice, pero siento que cuando te pasas de fundamentalista en un montón de ocasiones hay que entender las situaciones sobre la cual estás argumentando. Y, en cierto modo, en un montón de cosas prefiero no ponerme la camiseta de Panzeri. No deja de ser un gran crítico —bienvenido un crítico por estos tiempos para analizar el caos—, pero lo que tiene de bueno Panzeri es que cuando vos lo relees, ves que está pasando lo mismo que en el 50 o en el 60, y la historia se vuelve a repetir. Pero la vida es así. Yo creo que si haces un congelamiento de imágenes de Hungría del 53, se ven muchas situaciones similares que la del Bayern Munich de Guardiola en el 2015. Por eso es tan apasionante hablar e intercambiar.

∇Δ

«Los 5 penales de FÚLBO»

Un equipo: Holanda del 74

Un jugador: Diego Maradona

Un técnico: Rinus Michels

Un partido: Brasil x Italia 1982

Una frase de fútbol: “Que viva el fútbol”.

3 comentarios en “ENTREVISTA: RODOLFO DE PAOLI

  1. Qué bueno cuanto concepto y que identificado me siento en los sentires de Rodolfo, siempre con la idea de hacer pequeñas revoluciones para hablar y mejorar el juego. Excelente nota…por muchas mas

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s