“ASÍ PIERDEN EL RESPETO QUE SUPIMOS CONSEGUIR”

∗ Entrevista de Daniel Arcucci a César Luis Menotti, para El Gráfico® ed. 3785 (21- 04- 1992) páginas: 26, 27, 28.

∗∗ Foto original publicada en la revista. Ph. Fabián Mauri

∗∗ Pies de página realizado por nosotros a modo de contextualizar la entrevista.

“Pienso que últimamente se ha perdido la jerarquía del entrenador. Por diferentes actitudes nuestras, y me incluyo aunque no tenga nada que ver, nos hemos vuelto vulnerables.”

—Mirá, creo que si hay algo por lo que me he destacado —quizá lo único— es por haber sido un profundo defensor de mis colegas, más allá del estilo y con las excepciones que se conocen… Pero creo que he llegado un momento de reflexión: pienso que se ha perdido últimamente la jerarquía del entrenador, y desde hace bastante tiempo… Por diferentes actitudes nuestras, y me voy a incluir aunque no tenga nada que ver, estamos siendo cada vez más vulnerables: el hecho de permitir un montón de cosas, de intromisiones, de comentarios, sin salir a discutir y a no permitir, es inaceptable. Porque se puede hablar con un dirigente a puertas cerradas, cambiar ideas. Lo que no se puede es deteriorar la imagen del entrenador con sugerencias que hacen vulnerable su figura, su autoridad. Eso es algo que se había logrado en un tiempo no muy lejano…Y creo que a través de un montón de actitudes, de un diálogo casi fraternal con el periodismo cuando estamos en el éxito, hemos ido perdiendo el respeto a la figura del entrenador.

—¿Qué es lo que usted ve, puntualmente?

—Que los entrenadores confunden su rol. Están equivocando los enfoques. Están hablando de táctica y estrategia y descuidan el primer análisis que tiene un partido de fútbol, que, para mí, parte de dos premisas básicas: velocidad y precisión. Es decir, a medida que crece la velocidad y no se pierde precisión, se verá el mejor fútbol. ¡Sin eso, no hay táctica ni nada! Entonces, a veces me sorprendo… Esto es como una orquesta: empieza a sonar y todo el mundo se preocupa porque las cuerdas no entraron a tiempo, pero resulta que nadie advierte lo fundamental, que hay un violín que está desafinando. El asunto es parar: “Un momentito, primero afiná el violín”. Acá pasa lo mismo, se está perdiendo el análisis que hace que el fútbol sea un juego diferente, que hace a la distinción entre un jugador y otro…¿Por qué un joven se hace futbolista? Porque tiene técnica… No porque salta alto, ni porque tiene fuerza, ni porque levanta quinientos kilos… Entonces, yo veo un partido —como el otro día Español-River— donde hay un error de entrega del 45%. ¡Eso es catastrófico! Pero no se discute esto, y sí táctica y estrategia. Hay un despilfarro dialéctico en los entrenadores, se juntan carpetas, y resulta que después uno va a la cancha, y un tipo, de veinte pelotas, le da quince a los contrarios… ¡Ah, no! Primero corrijamos esto, porque sin esto, lo otro no existe.

—Ahora, esa vulnerabilidad de la que usted habla, ¿no es algo que se ha vuelto como un boomerang sobre los discursos de los mismos técnicos?

—Eso estoy diciendo… Porque el técnico sale a buscar dialécticamente un montón de conceptos en pos del modernismo. Por ejemplo, fijate en la tristeza de las contradicciones de Marchetta… A mí me da mucha pena, de verdad. Primero, porque yo no tengo de qué enojarme: yo no soy amigo de Marchettaº, yo nunca hablé de fútbol con él, nos habremos encontrado tres veces en la vida, nunca cambié una idea ni lo vi trabajar ni me interesa… Pero vos fijate en las contradicciones que entra un entrenador a los cincuenta años. Yo espero que no las tenga en el amor, en la amistad, con los hijos, porque puede ser dramático; descubre ahora que hay que tirar tiros libres para entrenar… Bueno, eso yo lo sé desde que tenía… 15 años. O hay un discurso tramposo en busca de los favores de los poderes de turno o realmente hay contradicciones que se las va resolver sólo un psicoanalista. Habla de un supuesto modernismo y resulta que en el mundo del fútbol evolucionado es al revés. Se dice que hay que dejar la marca al hombre. Bueno, yo digo ahí están el Real Madrid, el Barcelona, el Milan, el Parma, el Ajax, el Benfica, casi todos los finalistas de las Copas. Ojo, esto no es ni bueno ni malo, solamente sucede… Si se habla de modernismo, entonces estamos confundiendo a las nuevas generaciones: porque esto es muy viejo, ¿eh? Esto de ensayar jugadas yo lo hacía cuando jugaba, a los 20 años… Todos estos discursos aumentan la vulnerabilidad del técnico. En definitiva, son los tipos que no mantienen una línea de conducta, que pasa por la ética, por la moral. Me molestaría más lo de Marchetta si se tratara de una persona que yo haya tratado más, pero por suerte no tenemos nada que ver.

—Bueno, Alberto Fanesi también habló y lo criticó. Y él fue jugador suyo.

—Estuvo acá Fanesi¹, me llamó por teléfono, quería hablar conmigo respecto de esa nota. Me dijo que la charla había durado una hora y media y que por ahí alguna declaración salió fuera de contexto…, que no había sido esa su intención, sino decir que los futbolistas llegan a primera división sin preparación… Pero la nota es ofensiva de la misma manera que es ofensivo el discurso de los políticos cuando dicen que este país anda mal porque a la gente no le gusta laburar… Que se trabaje mal o no en divisiones inferiores es una discusión que se puede hacer en otro marco, con respeto, como tantas veces lo hice yo con Griguol. Trabajar no es tirar cien córners, trabajar es levantarse todos los días a las cuatro de la mañana para ir a la fábrica, que quede claro… También me pareció una falta de respeto que dijera que mi discusión con Bilardo pasaba por Serrat y Los Wawancó…

—¿Usted leyó lo que dijo Bochini la semana pasada?

—No…

—Bueno, porque hablando de pasar por encima de historias, lo que sucedió con Independiente y Bochini es patético.

—Yo te voy a contar algo que viví de un dirigente ejemplar, Santiago Bernabeu. Le pregunté una vez qué había pasado con Di Stéfano… El me dijo que no quería que fuera entrenador, porque había sido demasiado grande como jugador y dos partidos como técnico podían borrar de un plumazo toda su historia… Entonces le pidió que fuera como un embajador del Real… Vos fijate la diferencia: Bernabeu nunca quiso usar a Di Stéfano, pero ocurre que a veces otro dirigentes intentan usar la historia de un hombre en una función para la que todavía no se ha preparado… Y después, cuando lo usaron y les salió mal, le dan una patada en el c… y lo echan. Entonces, esta la diferencia entre un dirigente que llegó a hacer un estadio que lleva su nombre y dirigentes que están llenos de problemas… ¿Por qué Bochini técnico de Independiente, en primera división? ¿No hubiera sido más prudente, después del homenaje, incorporarlo como asesor? Pero así hacemos las cosas… Por eso digo: por ciertas actitudes, a veces malintencionadas, el director técnico en este país se hace cada vez vulnerable, está perdiendo el respeto que supimos conseguir.

—¿Qué actitudes, por ejemplo?

—Y… Hay técnicos jóvenes que permiten un avasallamiento de su intimidad, es insólito. Es como si vos dejaras entrar a todo el mundo en tu casa: y, un día no te podés acostar porque hay alguien en tu cama… Entran a la cancha con carpetas, yo no entiendo nada… En un afán de popularidad a algunos se les va la mano, se creen invulnerables, y por ahí se olvidan de que dependen que el nueve la meta en vez de reventarla contra el palo… Empezamos a confundir los roles… Si vos hablás de resultados, y a los dos partidos no vas primero, te tenés que ir, renunciar…

—Ahora, César, esa invulnerabilidad de la que usted habla, ¿no ha crecido de la mano de la excesiva importancia de los técnicos? Y usted justamente encarnó durante mucho tiempo esa importancia…

—Está bien, pero nunca vas a encontrar un discurso mío que esté ligado a asegurar éxitos. Mi discurso puede ser vulnerable por resultados, pero nunca por complacencia o por obsecuencia… Los entrenadores perdemos feo en la medida que no mantenemos una línea de conducta, si cuando ganamos somos Napoleón y cuando perdemos el cuatro de copas… Ante la derrota, nos escondemos y decimos, bueno, las cosas no salieron, los dirigentes son buenos. No vaya a ser cosa que después no me contraten porque hablo, porque digo lo que pienso…
Yo me entero de cosas que me preocupan: antes, los barras bravas eran hinchas; después se hicieron amigos de los dirigentes; después, pidieron cambios; después, después, después… pasa lo que pasó con Yudica² cuando los resultados no se dan… A mí me sucedió una vez en la cancha de Estudiantes de La Plata: todos sabían quiénes eran, pero todos, también, se preocuparon más por determinar si yo estaba armado o no… Y te digo algo: yo lo admiro a Yudica. En la misma situación del Piojo, si están golpeando a mi hijo, si tengo dieciséis balas, con puntería, hay dieciséis muertos… Pero no se puede llegar a esto… En los últimos tiempos hay una locura por el éxito, entonces cualquier entrenador piensa que si pierde River él puede ser el próximo técnico: así hemos minimizado la función…

—La Selección está al margen de esta carrera.

—Sí, y esto ha sido un mérito de Julio Grondona. El presidente de la AFA tiene una gran virtud, más allá de las diferencias que pueda tener yo con él: es muy fiel a sus grupos de trabajo. Eso se nota en los éxitos de las Selecciones Nacionales. Lo que uno le exige, es que no descuide las bases…

—Volvamos a los técnicos…

—Un entrenador gana cuatro partidos seguidos, uno por goleada, sale, grita, saluda; al otro partido perdió, sale por abajo de la cama, responde tonterías… Claro, ¿por qué? Porque se metió en un balurdo que no le corresponde. Si yo pudiera asegurar resultados, me voy, lo agarro a Berlusconi y le digo: deme al Milan, que le voy a hacer ganar lo poco que le falta. ¿Y después cómo salgo de ahí? Hay que ser prudente…

—Resulta Curioso que aquellos clubes con mayor presión en la Argentina, como Boca y River, han quedado al margen de esta… explosión y han demostrado una coherencia notable en la continuidad de sus técnicos.

—¡Por eso! ¡Te repito! Por ellos —Tabárez y Passarella— tienen una personalidad que hace a la defensa de la jerarquía de su profesión. El señor Passarella sale a la cancha, con su corbata y su saco, grita o no, se equivoca o no, pero con una línea. Y el uruguayo lo mismo; cuando todos querían que dijera que era el número uno, el tipo mantuvo una línea. Porque son educados, porque son señores, porque —más allá de si saben o no saben— ellos dos, a mi profesión, le hacen bien… Hablo de las actitudes que hacen a la invulnerabilidad de un entrenador: no les meten jugadores, no les venden jugadores… Quizás uno sea el campeón… y el otro no, desgraciadamente, porque no pueden ganar los dos… ¿Y qué? ¿El que pierda va a ser un estúpido? No, habrá demostrado una línea y una conducta. Lo mismo —hay que destacarlo, por favor— que los dirigentes como Alegre y Heller, como Dávicce… Ellos no dicen públicamente si Apud tiene que jugar de wing derecho o Higuaín³ de volante. Cada uno cumple con su rol. Passarella y Tabárez dignifican la profesión. Igual que Griguol… Después, discutimos estilos. Pero hay actitudes que están por encima de eso. Y otras que están por debajo… Por eso repito: cuidado con los discursos, cuidado con los triunfalismos, el fútbol siempre da vueltas; y una goleada a favor hoy, es una goleada en contra mañana.

º Ex- entrenador de fútbol. En 1992, años de la entrevista, se encontraba dirigiendo Independiente. Menotti lo trae a propósito de su declaración “Que me perdone Menotti pero cambié de vereda”.

¹ Alberto Fanesi, ex- jugador y entrenador de fútbol. Había declarado en El Gráfico que “En el fútbol argentino no se trabaja”. Fue dirigido por Menotti en Huracán.

² En 1992, José Yudica (entrenador de fútbol) confrontó con barra bravas que le pedían explicaciones. Ante esto, comenzaron a agredir a su hijo, que era su ayudante. Yudica respondió disparando balazos al aire, para luego alejarse a las corridas.

³ Alegre, Antonio: Presidente de Boca Jrs desde 1985 hasta 1995; Heller, Carlos: Vicepresidente de Boca Jrs. desde 1985 hasta 1995; Dávicce, Alfredo: Presidente de River Plate desde 1989 hasta 1997; Apud, Antonio: Centrocapista de Boca Jrs. entre 1990 y 1992; Higuaín, Jorge: Defensor de River  entre 1988 y 1992.


gon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s