TONI KROOS: EL TIEMPISTA

El fútbol para jugarlo bien depende de un equipo. El equipo es una idea colectiva de un conjunto de jugadores. Para que ese conjunto de ideas funcione hay diferentes facetas que cada uno debe interpretar, respetar y a veces obedecer al instinto para lograr que la máquina siga en función. Pero usualmente, el motor de esa máquina depende de su funcionalidad a partir del enlazador de las zonas de la cancha (mediocampo). Ya que es el término medio de conexión entre la zona defensiva y ofensiva. Es el punto de encuentro elemental por donde la pelota pasa constantemente. Donde todo se origina, se crea y se improvisa.

Particularmente en este artículo, haciendo referencia a la impronta que marca el medio campo, y principalmente, sus intérpretes, se hablará de Toni Kroos. Volante excelso perteneciente al Real Madrid y por supuesto un pilar en el la zona centro de Alemania, último campeón mundial.

Hoy el fútbol fue mutando y tomando nuevas particularidades y lo que se veía quizás hace 30 o 40 años hoy ya no se ve más. Un ejemplo nítido de esto son los cambios posicionales y de eje de cada player. Hoy ya no se habla de enganches, sino de interiores. Salvando las diferencias de si es del paladar de la gente o no, la regla del momento es esta y los jugadores han de adaptarse a la misma ofreciendo a partir de sus funciones renovaciones y nuevas ideas.

Dentro de ese caso claramente aparece el volante alemán. En teoría tranquilamente hace unos años podría haber sido un volante netamente ofensivo sin responsabilidad de marca. Empecinado seguramente en cumplir su oficio de creador. Crear circuitos ofensivos, marcar la pauta de las diversas transiciones de defensa-ataque, originando espacios, tirando diagonales, siendo un foco de descarga para dar respiro a sus compañeros, etcétera. Hoy si bien busca aplicar estas características, lo que marca la diferencia posicional es donde está ubicado permanentemente. Y eso está a la vista de todos que suele alejarse poco del sector del disco central. Quizás por decisiones de sus entrenadores, o por comodidad propia de arraigarse a ese sector para tener toda la cancha de frente.

Con esta posición, Kroos aprovecha su libertad de acción para repartir el juego. Usualmente, los pases que hace en cada partido y trayecto son pases cortos orientados. En lo cual lo que busca es la claridad del juego y el no regalar el objeto primordial para generar ataques. Quizás esporádicamente busque dar ese pase gol que descarrila a todo rival. Pero lo elemental de su función es aclarar el panorama y darle entendimiento al juego colectivo.

A su vez Kroos también tiene variantes particulares y propias como lo son el remate y el cambio de frente. Ambas cuestiones son sustanciales a jugadas esporádicas y no constantes. Pero a fin de cuentas, el fútbol es engaño y sorpresa. Y si en un equipo hay un jugador con esas particularidades, mejor aún. Haciendo referencia al tiro de larga o corta distancia, generalmente cuando el volante que analizamos suele adelantarse y abandona su zona de juego, es porque percibe una posibilidad para sorprender desde afuera. De hecho, varios goles ha convertido producto de esta lectura de chances que origina su cabeza y el juego propio. Y ya siendo eficiente o no el remate, hubo una lectura previa satisfactoria ya que se pudo legitimar su situación para buscar otra variante de ejecución.

También su otra virtud es claro que es el dominio de pases en largo. Habitualmente, un recurso sobre todo en el Real Madrid ante una jugada sucia o defectuosa, se suele solucionar con un cambio de frente magistral del volante alemán que juega para uno de los dos costados. Con esto, garantiza en algunos aspectos el saltear líneas y sorprender al rival. A su vez que el equipo adelanta líneas y en algunos casos ahorra tiempo de elaboración. Aunque claro, puede ser una ventaja, pero no una estrategia neta para garantizar permanentemente.

En definitiva, Kroos es quizás el volante con más comprensión del juego y con más dotes especiales y propios que fue desarrollando en base a la experimentación de constantes jugadas y circuitos ofensivos. Y haciendo mención al título, es el calco de el en el terreno de juego. Calmo, pensante, eficiente, claro, conciso y prolijo. Son los adjetivos calificativos elementales para un jugador si quiere hacerse llamar “volante”. Después, cualquier otro rótulo es mérito de características propias que pueden aportar. Pero que, lógicamente, son secundarias en función de lo más importante: La visión.

El video pertenece a Mr Bundesteam


Colaboración de Matías Quaranta (@matiasquaranta)

Un comentario en “TONI KROOS: EL TIEMPISTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s