EL ANIMAL DEL GOL

Luis Suárez ha cobrado importancia en el mundo del fútbol desde hace años, y hoy ya es considerado como el mejor nueve del mundo. Le sobran galardones que acrediten su calidad: goleador en Holanda, Inglaterra y España actualmente. Hoy con 29 años se encuentra en el mejor momento de su carrera, ganando partidos con Barcelona y la Selección, demostrando ser un delantero implacable.

Además, por si fuera poco, a su calidad goleadora le agregó el valor de la asistencia —aspecto vital en el fútbol—, incluso el mismísimo Xavi Hernández ha admitido que le daban más alegría sus asistencias que sus goles.

Todo lo que ha mostrado en los clubes que ha jugado no pasa desapercibido en la Selección, donde es el mayor artillero de la historia, y esto le da un plus especial al salteño que sin dudas es trascendental en el plantel de Tabárez. En las últimas competencias a nivel sudamericano, cuando éste no estuvo por suspensión y/o lesión, la Celeste lo sufrió mucho. También es menester señalar determinados aspectos de Suárez como jugador que lo hacen el mejor en su tarea. Todos estos atributos recientemente mencionados sin dudas no son menores, Suárez es un jugador que ha rendido en todas las oncenas y ha sabido sobreponerse a todos los momentos, porque tiene atributos que me animaría a decir ningún jugador en el mundo los tiene: autosuficiencia e imprevisibilidad.

Generalmente los grandes jugadores, y especialmente delanteros, sufren demasiado cuando sus compañeros tienen un mal día y no les generan un juego apropiado para marcar goles. Por ejemplo Sergio Agüero, que dentro del área es un delantero “de la puta madre” —como afirmó César Luis Menotti—, y si bien es importante para su Selección, siempre sabremos que el sistema de juego o la especie de jugadores que tiene al lado no le permitieron sacar todo su potencial. Y Suárez tiene esa virtud maravillosa, difícil de encontrar, que es esa capacidad de ser goleador o conseguir buenos rendimientos de igual manera en equipos totalmente ofensivos, con la generación de juego y el buen trato de balón como lo es el Barcelona o en escuadras austeras con un fútbol más bien de respuesta y no tanto de propuesta como lo fue Liverpool F.C y como lo es la Selección Uruguaya; esto tiene una razón muy importante y reveladora, y es su autosuficiencia. Él no depende íntegramente de sistemas o jugadores, sino de sí mismo. El uruguayo es capaz de llevar adelante majestuosas obras futbolísticas sin la necesidad de un sistema de gestación. El nivel de juego de Suárez no disminuye notoriamente cuando juega en sistemas enteramente distintos y ésto es una virtud gigante del centrodelantero uruguayo. Obviamente que al tener asistidores como Iniesta o Rakitic en el Barcelona va a convertir más goles allí, pero jamás se habla de Suárez haciendo referencia a que en Europa se destaca y en la Selección no.

 Escapa a todo contexto adverso y a un equipo sin ideas, su talento e inteligencia son tan enormes que puede rendir excelentemente sin un jugador que lo asista, porque él se puede asistir por sí mismo. Cuando es necesario, lo logra solo. Esto explica también por qué Uruguay sin el más mínimo juego y elaboración obtiene resultados tan buenos, es que tiene un delantero que logra adaptarse a cualquier circunstancia y no para de sorprender.

Hay un remanente de grandes delanteros que hacen muchos goles pero ninguno con la capacidad de reinventarse día a día como Suárez, y de sorprender como lo hace. Otro de sus grandes secretos está en que nunca se sabe la decisión que va a tomar y puede definir de la manera más hetedoroxa pero menos esperada; Suárez toma decisiones que nadie imagina, hace todo al revés de lo esperado pero lo hace bien. En jugadas que a veces notamos una solución fácil, él la encuentra, pero a su propia manera, y por eso nos sorprende.

Los atributos de autosuficiencia y sorpresa se lo dan sus facetas de jugador: es veloz, corpulento, regateador, definidor —incluso de primera—, es amagador, constante y hasta pivote. Convengamos que Luis Suárez es el mejor en su puesto porque sus características son únicas, y nadie sabe qué tendrá de nuevo, si hará un gol de lejos, de tiro libre, de cabeza, si le va a pegar de primera, si la va a tirar a colocar; nunca sabemos qué decisión tomará y si será preponderante el aliciente de la sorpresa en este deporte. Suárez entiende las coyunturas, y, como dijo Pep Guardiola: el que se adapta, gana. Y Suárez no para de convertir goles. Se puede afirmar que es un animal del gol, en todo su sentido.


elea

Un comentario en “EL ANIMAL DEL GOL

  1. Muy buen artículo pero el ejemplo de Agüero la verdad no lo entiendo, en el city de Pellegrini no necesitó nada,ganaba partidos el sólo sin un funcionamiento, para mi es hasta mejor que Suárez, son gustos,pero que Agüero no es autosuficiente no se puede negar.
    Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s