EL SILENCIO QUE HABLA

GONZALO GARCÍA

“No escribas como periodista lo que no puedas sostener como hombre.” Francisco Zarco.

El reloj marcaba las 23:14 cuando Messi comenzó a hablar con los restantes veinticinco jugadores detrás de él, siendo un simbolismo de lo que pasa dentro del campo. Su posición corporal, con los brazos cruzados, anticipaban el mensaje que saldría de los labios que rozaban la barba: “hemos tomado la decisión de no hablar más con la prensa”. La siguiente frase fue una interpelación, tímida pero contundente, como es Leo: “Obviamente, ustedes deben saber por qué ¿No?” Las caretas se comenzaban a caer y Lionel por primera vez no gambeteaba, sino que iba directo al choque, argumentando que recibieron “muchas acusaciones y muchas faltas de respeto”. Agregó, además de defender a su compañero Lavezzi, que “mucha de la gente compra todo lo que se dice”, marcando un golazo aunque no esté en el campo de juego.

Al núcleo duro del grupo que emitió el comunicado en la noche sanjuanina lo han hostigado desde sus inicios en las mayores, claro que no con el fervor puesto en los últimos dos años pues aún no contraían grandes responsabilidades. Recuerdo criticas a Messi luego de la eliminación en Alemania 2006 ¡por entretenerse con un palito! Hubo una tregua entre el Mundial 2014 y la final de Copa América 2015, cuando se intensificó el odio. La tercera final perdida fue el detonante para abrir una canilla con insultos gratuitos que ningún futbolista merece. Le pregunto, ¿cómo reaccionaría usted si le dijeran rata, fracasado, gordo o inútil? Imagino que no lo tomaría muy bien.

El respeto se ha perdido completamente. Es claro que no sólo es un flagelo del periodismo sino de la sociedad toda, pero en lo que nos refiere a la profesión hay una horrorosa involución. El periodista habla como un hincha más, tal parece que lo han sacado del medio de una tribuna y lo han puesto a comentar fútbol. En realidad, “comentar fútbol” es ser demasiado benévolo, porque los debates giran en torno a lo periférico del fútbol y no al juego propiamente dicho.

En una época donde lo más buscado es el impacto, y la codicia es medir mejor que la competencia, las fuentes han quedado en las plazas (allí también el fútbol real, con los niños y la pelota). En algo se parecen el fútbol actual y el periodismo deportivo: un título vale más que todo el trayecto. Mire, yo no vengo aquí para dar clases de periodismo ni un sermón, pero hay situaciones limites donde uno expresa todo lo que contiene al ver tantas horas de estupidez. Y huelga decir que, pongamos por caso una escalera, en donde hay hechos, protagonistas y periodistas. Ahora bien, en el escalón más alto deben ir las noticias y los protagonistas, porque sin ellos no hay más nada. En el último escalón, nosotros, los periodistas. No somos las estrellas, tampoco las noticias. Debemos pasar imperceptibles, no alterar el producto. Ayudar a los receptores a entender más y mejor, esa es la finalidad.

Pero el periodismo dista mucho de esto. La nobleza de la profesión queda olvidada cada vez más, pues se responde a las lógicas empresariales; lo que pasa tras la pantalla es un show, no es real. Son cinco hombres enojados, gruñendo e indignados por absolutamente nada. Y los receptores, en muchos casos, no buscan opinión calificada sino recargar una dosis diaria de virulencia.

Es difícil ser justo con los injustos, no descalificar a los que descalifican. Tal vez por eso los jugadores decidieron el silencio. Tomo de ejemplo a Gonzalo Higuaín, quien llegó a tres finales y siempre soportó las duras (e injustas) críticas. Ayer fue silbado por todo el estadio. Como Messi en 2014, el delantero de Juventus arrastra una cruz, que es ser el elegido para descargar todas las frustraciones de las finales perdidas; quieren hacer pasar por inútil a un futbolista de élite mundial.

No obstante, Leo fue consciente de que hay muchos periodistas que no están en ese perverso juego. A ellos, mis respetos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s