GRACIAS HOLAN

LUCIO STORTONI RUIZ

No ganó ningún título. En este torneo no le ha ido bien, sólo ganó un partido sobre diez. El equipo no consiguió el funcionamiento esperado y no cumplió las expectativas. Pero no es todo aquello por lo que se lo acusa, ni tampoco está sobrevalorado… Simplemente se humanizó.

El período de Ariel Holan no fue normal, es más, fue la antítesis de lo normal. Su paso por Varela consiguió conmover a todos los que amamos el juego. Derribó varios mitos, entre ellos el que reza que un equipo que no cuenta con intérpretes de un gran nivel consiga jugar bien; porque más allá de este mal torneo, Defensa y Justicia ha llegado a jugar verdaderamente bien. Para entenderlo hay que contextualizar la realidad y eso significa comprender que las aspiraciones que pueda llegar a tener el Halcón no pueden ser las mismas que las de un club grande porque no cuenta con el presupuesto y la ambición que los equipos de mayor envergadura histórica tienen, y esto se debe a una razón lógica: Defensa y Justicia es un club que está haciendo sus primeras armas en Primera. Por eso pedirle a Holan un título es tan ingrato y ridículo como cruel, y cualquier persona que tenga un ápice de seriedad no puede caer en ese error a la hora de hacer un análisis profundo sobre su trayecto como entrenador.

En su primer año tuvo momentos donde se jugó un fútbol extraordinario. Había dinámica, salida prolija, buen trato del balón y grandes asociaciones colectivas que propiciaban que el equipo ejecute un juego que no pasó desapercibido. Diego Latorre, Rodolfo De Paoli, Javier Mascherano y César Luis Menotti entre tantos otros han elogiado las actuaciones de Defensa y Justicia. Porque quien entiende —o en su defecto, trata de entender— el juego magnifica la importancia que tuvo un equipo que le devolvió la fe al espectador. La fe de que se consiga jugar bien y se busque dar un paso hacia adelante en la superación de los miedos, porque eso es lo que representa Ariel Holan para el fútbol argentino, un paso hacia adelante. Elevó la vara.

A sus detractores, les recuerdo que desde la asunción de Caruso Lombardi, Huracán sacó un punto menos que Defensa y Justicia. Por eso hay que comprender de una vez que ganar o perder no pasa por el estilo, y que si hay una idea más ingenua que la otra —cosa que no creo—, esa es despreciar al buen juego y la pelota. Guardiola decía que “El fútbol es un deporte en el que hay veintidós jugadores en el campo y un solo balón, por eso mi premisa irrefutable es tenerlo”. Holan asumió la premisa y comprendió que en la vida se necesita coraje para ganar, y con esa valentía consiguió entrar a la Copa Sudamericana —competencia en la cual River y Boca se mueren por estar—, acontecimiento inédito para el club de Varela. Este hecho desenmascara la mentira de que Holan no trajo resultados. Para un club cuya aspiración es salvarse del descenso, entrar a una competencia internacional es un logro importantísimo, casi irrepetible. Es  imperioso comprender que lo que ha hecho Holan junto con sus jugadores es un milagro. La directiva del club no ayudó a mantener a sus futbolistas y otra vez el entrenador se vio ante el reto de tener que armar un equipo nuevo, y esta vez el milagro no se dio. En gran parte por el calendario que tuvo: Rosario Central, San Lorenzo, Racing Club y River Plate fueron los primeros cuatro partidos, y a esto hay que agregarle la victoria ante Independiente por la Copa Argentina en el medio. El fútbol es un deporte que cuenta con un alto grado de influencia mental y para un equipo cuyo promedio de edad es de 23,5, es muy difícil anteponerse ante dificultades tan complejas como no ganar en las primeras cuatro fechas. A partir de ahí se forjó una dinámica negativa que costó quebrantar, se fallaron goles sencillos y se perdieron partidos sin merecerlo. Luego, dio la sensación de que el clima negativo fue muy fuerte y le ganó la pulseada al conjunto. El juego se fue apagando poco a poco y ya no se conseguía llegar al arco con la naturalidad de las fechas anteriores. Así y todo, este semestre hemos evidenciado uno de los mejores partidos de los últimos años del fútbol argentino: el 3-3 vs River Plate en Varela. En ese encuentro el juego fue el valor fundamental y por ese motivo tanto los espectadores como los hinchas se conmovieron. Porque el riesgo de tener valentía es nulo en comparación a las recompensas que eso puede traer: clasificar a la Sudamericana, salvarse del descenso, el partidazo contra River y el reconocimiento de todos los que valoramos el juego son solo algunas de las tantas retribuciones que consiguió Ariel Holan en su paso por Defensa y Justicia.

No atarse al facilismo de renunciar a la pelota por el miedo a perder es algo que no se habitúa a ver en el fútbol argentino. Es una idea contracultural y él supo convencer a sus futbolistas de que para ganar y sobresalir había que tener un funcionamiento colectivo respaldado en lo individual. Desde ese paradigma se potenció a jugadores como Guido Rodríguez, quien era relegado al banco de suplentes en River Plate y pudo demostrar toda su calidad en Varela siendo catalogado por muchos como uno de los mejores mediocentros del fútbol argentino. Bordagaray es otro caso de un jugador ignorado por un club grande y potenciado por él a tal punto que fue fichado por Rosario Central; Magallán y Barboza eran dos defensas centrales que no contaban con oportunidades en sus respectivos clubes y con él consiguieron llegar a un nivel muy superior al esperado. Y esos son solo un puñado de ejemplos de futbolistas que se vieron no sólo potenciados, sino mejorados en su paso con Holan, siendo quizás su mayor mérito como entrenador: integrar lo individual con lo colectivo sin renunciar a la propuesta inicial ni condicionando a sus jugadores. Al contrario, les brindó un orden que los liberó y de esa manera consiguieron expresar su mejor rendimiento jamás visto.

“En la vida nos guiamos por la palabra y los valores. Al grupo de futbolistas que se quedó le prometimos que no nos íbamos a ir. Rechazamos una oferta millonaria de México y así viniera el Barcelona, nosotros diríamos que no, porque la palabra es lo más importante. No es cuestión de ser líricos o principistas, se trata de tener una línea: si les dijimos a los directivos y futbolistas que nos íbamos a quedar, nos tenemos que quedar sin importar el dinero o la propuesta. Para mí la palabra vale más que la firma de un contrato”.

Ariel Holan

Personalmente estoy convencido de que Holan le aportó más al fútbol que al revés. La injusticia de cierta gente sobre los temas ya mencionados son solo una prueba más del daño que tiene darle la espalda a la pelota por casi treinta años. Por suerte llegó él para recordarnos que el fútbol no es únicamente ganar, y que en todo caso para conseguirlo primero hay que jugar. Otro aspecto del ex-entrenador del Halcón que es imposible ignorar es que fue un hombre con la dignidad suficiente como para decirle que NO a Racing ante la tentativa del club por contratarlo. El argumento fue que la palabra es lo más importante, y para mí eso es más relevante que cualquier título. El fútbol últimamente se vio despojado de los valores humanos y éticos, y que por fin alguien venga a recordarnos que los ideales van primero significa un enorme incentivo moral que demuestra que no todo está perdido.

Los valores y el juego. Eso es la herencia que deja Holan. Suena fácil decirlo, pero es radicalmente difícil hacerlo. El respeto por la pelota, dejar de lado el ganar como sea, la valentía y los ideales son un triunfo que no se verá en ninguna vitrina, pero sí quedará para siempre en la memoria colectiva. Por eso usaré las últimas líneas para expresar mi sentimiento de profunda gratitud para con Ariel Holan por su trabajo. No tengo dudas de que este fútbol tan absurdamente exitista no se merece de alguien como él, pero me alegra en demasía que cuente con él.

Por el fútbol, por el juego, por la dignidad: Gracias Holan, y hasta luego. Te estamos esperando.

Un comentario sobre “GRACIAS HOLAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s