MANCHESTER CITY: EQUIPO DE JUGADAS

LUCIO STORTONI RUIZ

Gündogan, Yaya Touré, De Bruyne, David Silva y Sergio Agüero son probablemente los cinco mejores jugadores con los que cuenta Pep Guardiola. Todos ellos se ven provistos por una inusual cuota de talento, factor necesario para que un equipo juegue bien. Pero este talento se ve acompañado con una contraproducente inestabilidad.

La entereza en un conjunto parte de los nombres propios, muchas veces bastan uno o dos que tengan la capacidad para contagiar a sus compañeros de este atributo para conseguir que el equipo como tal sea regular, y lo que se observa es que el Manchester City carece de estos futbolistas. El comienzo de temporada del conjunto ciudadano transmitió una alta dosis de entusiasmo a todos los espectadores que esperamos volver a ver a un equipo de Guardiola que nos enamore como lo hizo el Barcelona o que nos guste como lo hizo el Bayern Múnich; pero ese tremendo arranque se vio difuminado rápidamente, y ahora se ve a un equipo mucho más humano con las debilidades lógicas que tiene un conjunto en construcción.

Personalmente creo que esos primeros partidos son muy difíciles de repetir, se llegó a jugar con picos de rendimiento inusuales para el comienzo de temporada de un entrenador nuevo, y más si ese entrenador es Pep Guardiola y el club es uno inglés. Pero hay algo que aún se puede observar de ese arranque, y es la inestabilidad: incluso cuando el Manchester City se imponía al rival y tenía largas rachas de victorias, se podía ver que había intervalos de entre veinte y treinta minutos o más donde el partido se le iba de las manos. Por momentos parecía que la Premier League imponía su caos venciendo al control que quería implantar Guardiola. Los de celeste perdían el balón, el rival atacaba, y cuando la arremetida del adversario se desvanecía por cualquier motivo, el ciclo volvía a suceder. El City perdía el balón, el rival atacaba. Así una y otra vez por el lapso que dura el descontrol. Pero: ¿qué es lo que cambió con respecto a estos primeros partidos?, que en ellos el Manchester City se plantaba y durante los minutos de dominio conseguía someter al rival a tal punto que casi siempre conseguía marcar las ocasiones que tenía. Los picos de rendimiento eran más altos al igual que la eficacia. Aunque esto no debería ser un gran problema, ya que los baches son naturales en las temporadas largas y más en Inglaterra, donde los calendarios son los más apretados del mundo. A mí entender el interrogante principal que se le presenta a Guardiola es cómo hará para que su equipo pase de ser un conjunto de jugadas, a un conjunto de juego. Más teniendo en cuenta que sus interiores son mucho más inconsistentes que antaño, puesto que David Silva, Yaya Touré y Gündogan representan fielmente la mayor carencia que tiene el enganche: la inestabilidad. Son futbolistas más emparentados con jugadas puntuales que con el juego constante. Esto no es una enorme dificultad cuando se enfrentan a rivales de menor entidad, pero ante otros de mayor envergadura no para de generar dolores de cabeza. Estos tres interiores son los más capacitados para generar juego, ya que De Bruyne está más cerca de la figura del mediapunta que del interior debido a que su labor es mejor en los últimos metros del campo, y si bien puede elaborar, no es su mejor virtud. Luego Guardiola se ve ante otro obstáculo, y es que sus laterales no poseen el abanico conceptual que tenían los de Múnich ni la astucia que tenían los de Barcelona. Por último, Fernandinho no es un futbolista comparable con Lahm o Xabi Alonso y mucho menos con Busquets.

Esta falta de constancia también la podía llegar a tener a priori en el Bayern Múnich, pero aquí se ve penalizada principalmente por la liga en la que se encuentra: los rivales que se debía enfrentar en Alemania tenían un respeto que en Inglaterra no se tiene. Esto se pudo visualizar en varias oportunidades, contra el Middlesbrough fue una de ellas. En aquel partido los de Guardiola tuvieron un primer tiempo fenomenal, pero en la segunda mitad perdieron el control en varias ocasiones. Ante el Manchester United pasó algo similar, ya que la primera parte se jugó muy bien y en la segunda se vio un desorden impropio de un equipo de Pep. Y aquí tenemos dos factores más que se suman a la falta de entereza de sus futbolistas: el caos y la impronta de la Premier. En Alemania y España, los rivales se replegaban esperando su oportunidad, y si ésta no llegaba, tampoco la rebeldía para provocarla. En la Premier los equipos no tienen miedo a ceder espacios según las circunstancias. Usualmente comienzan cerca del arco, pero si el contexto los lleva no tendrán problema en asediar al rival sin importan quién sea. Y allí es dónde se requiere entereza, y el equipo de Guardiola aún no la tiene.

Su último partido de liga fue contra el Chelsea, y aquí se vio con suma claridad lo escrito: el City falló varias ocasiones claras y los de Conte aprovecharon las que tuvieron. Allí el equipo se desvaneció, perdió el rumbo. Dio la sensación de que se olvidó cómo jugar y no supo revertir la situación desfavorable. A partir de ahí el conjunto londinense se sintió cómodo con su estilo y se notó una clara falta de personalidad. Por ello estoy convencido de que estamos ante el gran reto de Guardiola: la jerarquía es mucho menor y sus futbolistas tienen una alarmante falta de constancia mental y futbolística, transformándolo en un equipo de jugadas y no de juego; la Premier es una liga mucho más complicada y el Manchester City no es un club históricamente grande. Repasando, se ve que Pep tiene cuatro desafíos: el primero es mejorar a sus jugadores —sólo potenciarlos no será suficiente—, el segundo es imponerse a la Premier League; también debe otorgarle identidad al equipo brindándole entereza mental y constancia en el juego; y en consecuencia de estos tres, el escollo mayor: hacer del Manchester City un club grande.

Solo el tiempo dirá si el vértigo inglés vencerá la partida ocasionando que el equipo pierda el rumbo para así dejar de representar la idea de su entrenador, o si Guardiola será capaz de vencer los impedimentos para así lanzar definitivamente al Manchester City entre los grandes del momento en Europa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s