EL JUGADOR QUE DEJA EN RIDÍCULO A LAS ESTADÍSTICAS

GONZALO GARCÍA

Como dijo Signorini, el hombre tiene más pinta de oficinista que de futbolista profesional. De estatura baja, flaco, poco corpulento y con nada que a primera vista lo destaque. En el fútbol es similar, pues nos encontramos con la imposibilidad de cuantificarlo. Si vamos a los datos duros, a esos que nos intentan convencer de que un jugador es mejor que otro por la cantidad de goles o los kilómetros recorridos, veremos que Iniesta pasa desapercibido. En toda su carrera, hasta el 10 de diciembre del 2016, cuenta con 658 partidos jugados, 60 goles y 95 asistencias. Para aquellos que no lo tengan en claro, estas cifras no son extraordinarias considerando el equipo que conformó durante más de una década, y que estamos en la era de los “rompe récords”.

¿Pero cómo se puede medir la influencia de Iniesta dentro del campo de juego? Para pruebas basta un botón, dice el refrán. El 3/10/2016, Barcelona disputaba su encuentro con Real Madrid y Andrés, a causa de lesiones, esperó en el banquillo. Una vez que ingresó, a los sesenta minutos, el cambio fue sustancial. Como todo buen maestro de orquesta, comenzó a dirigir a sus compañeros. Siempre el balón pasaba por sus zapatos imantados, pero hacía las veces de puente, puesto que armaba el juego, triangulaba e incluso hablitó muy bien a Messi quien no logró marcar. El partido terminó igualado a uno. En las estadísticas aparecerán Suárez y Ramos, autores de los goles. Tal vez los asistentes: Neymar y Modric. No estará Iniesta, como casi siempre.

El gran postergado dentro del mundo moderno del fútbol, ese que tiene tantas luces espectaculares que parecen encandilar a los que tienen que destacar a los buenos de verdad. En estas épocas donde el fútbol parece ser un concurso de popularidad y los protagonistas personajes de Disney, sería un acto de justicia reivindicar a Andrés Iniesta. No es que sea olvidado, puesto que es imposible dado su calidad, pero parece poca valoración para tamaño jugador.

Iniesta no suele salir en la fotografía del periódico. Tiene un trabajo silencioso, controlando (durante tantísimos años) el medio campo de Barcelona y España.

Me hace recordar a aquel funambilista francés, Philippe Petit, quien en agosto de 1974 cruzó haciendo equilibrio por una cuerda desde una torre del World Trade Center a otra. Así Andrés, anda haciendo equilibrio constantemente. Se encuentra entre las dos más grandes figuras de la actualidad, como lo son Leo Messi y Cristiano Ronaldo. Él va por el medio, silencioso, concentrado, intentando cumplir su objetivo.

Les reto a que vayan y busquen estadísticas. Busquen y vean que Andrés Iniesta no aparece en ninguna. Ni siquiera en asistencias, donde se encuentra en el vigésimo primer lugar. Es una ciudad que no sale en el GPS, pero que cuando llegamos a ella es paradisíaca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s