CUANDO RONALDINHO REVOLUCIONÓ BARCELONA

GONZALO GARCÍA

«Incluso con todo esto, lo que te hará más orgulloso, será cambiar el fútbol en Barcelona con tu forma de jugar. Cuando llegues a Barcelona, Real Madrid será el mejor equipo en la liga española. Para el momento que te vayas de ahí, niños soñaran con jugar “de la manera Barça.”»

Extracto de carta del Ronaldinho actual a “su yo más joven”

 

IDA DEL BARCELONA 

Esta historia la comenzaremos desde el final: en 2008, cuando Josep Guardiola toma las riendas del primer equipo culé, prescinde de Ronaldinho Gaucho. En el primer golpe de vista puede parecer una decisión poco conveniente, pero el futbolista ya había dado sus mejores momentos y estaba en una importante curva de descenso. No sólo por sus juegos, sino por sus comportamientos. Es verdad también que mantuvo la misma línea de conducta desde el comienzo, sólo que antes respondía en el campo y, como en todos los ámbitos, cuando triunfas nadie se atreve a criticar. En definitiva el nueve de marzo del 2008 jugó su último encuentro con la camiseta blaugrana.

De todos modos, la labor del brasilero y como incidió en el Barcelona desde su llegada hasta incluso el ciclo de Guardiola, es de insoslayable lectura.

CONTRATACIÓN: REALIDADES OPUESTAS

Las realidades de uno y otro eran bien distintas cuando sus caminos se cruzan. Ronaldinho se había consagrado campeón de mundo en 2002 y su carrera continuaba un franco ascenso en el PSG, en cambio el Barcelona era la contracara: una institución radicalmente opuesta a la que todos reconocen en la actualidad. Carles Puyol recuerda de esas fechas que el problema ya no era sólo la falta de títulos, sino que no daban pelea por él. Para colmo de males, Real Madrid, su eterno rival, hegemonizaba a nivel europeo con sus Galácticos. Ramón Besa sintetiza muy bien el lugar adonde se metió Dinho: “Es un jugador que se ríe: en el Barca no se reía ni Dios”.

Incluso la contratación fue compleja, pues la puja era ante el Manchester United. Dos movimientos inclinaron la balanza: el primero fue una táctica sagaz que utilizó la dirigencia para negociar, y lo más importante, el llamado de Jordi Pujol, Presidente de la Generalidad de Cataluña, quien dijo a Sandro Rossell, por aquel entonces mandamás del club, “Es fundamental traerlo para subir la moral de todos los catalanes”.

Esa sonrisa fue un imán desde el comienzo —”¿Por qué deberías estar serio? Tu meta es la de difundir alegría“—. El buen clima comenzó a apoderarse de la ciudad, pues en su presentación se reunieron 30.000 espectadores deseosos de conocer los malabares del rey.

Ronaldinho fue la piedra angular de la construcción de un nuevo Barcelona. Líder por juego y por actitud; alegría y habilidad fueron la alquimila que contagió a compañeros y aficionados. El Barca se hizo, progresivamente, de temer.

SISMO Y GAZPACHO

Tres de septiembre de 2003, ése fue el primer golpe en la mesa. Fue tan, pero tan fuerte, que causó un sismo. Por si no lo recuerdan, fue el encuentro jugado a las 00:05 a.m, más conocido como “el partido del gazpacho”. Aquella madrugada hizo su debut en el Camp Nou marcando uno de sus mejores goles. Este gol trajo tal intensidad que los festejos fueron alcanzados por los sismógrafos de Barcelona. El encuentro finalizó en empate, casi nadie recuerda el resultado…pero todos el gol de Dinho, que empezaba a deslumbrar.

Su primera temporada, la 2003-04, queda en segundo lugar. Su cuenta personal dice que marcó quince goles en treinta y dos partidos. Gracias a sus actuaciones la FIFA lo corona como mejor futbolista del año.

En la siguiente temporada, el Barcelona logró el titulo liguero.

TEMPORADA 2005-06: LIGA, CHAMPIONS Y OVACIÓN DEL BERNABEU.

El comienzo de la temporada traería buenos augurios, pues se logra la Supercopa de España. Este es el año en donde Ronaldinho, y el Barcelona naturalmente, levantarían el trofeo más preciado de todos, la Liga de Campeones. Será la única en la carrera del brasileño. Para dar un panorama general se puede sintetizar diciendo que fue elegido el mejor jugador de la competencia, y que completó siete goles y cuatro asistencias. Además ganaría su segunda liga, lo cual fue importante, pues el Barcelona se había acostumbrado a ganar.

“Atención: el Bernabéu está de pie aplaudiendo a Ronaldinho. Esto no tiene parangón, yo creo, en la historia de Bernabéu”, fueron las palabras del relator del encuentro que intentaba describir lo que pasaba en el campo madrileño. Aquel encuentro fue uno de los picos más altos de la etapa de Ronaldinho en Barcelona; donde sus eternos rivales no contuvieron la admiración, y tras su segundo gol no pudieron más que, tal vez por rabia con los suyos o rendimiento con el rey, aplaudir de pie e impertérritos.

DINHO Y LIO

En la misiva a la cual se hace alusión al comienzo, Ronaldinho escribe esto sobre un juvenil: “Cuando estés en Barcelona, escucharás sobre un joven del equipo juvenil. El usa el numero 10 como tú. Él es pequeño como tú. Él juega con el balón como tú. Tú iras con tus compañeros de equipo a verlo jugar con el equipo juvenil del Barça, y en ese momento sabrás que él será mucho más que un gran jugador de fútbol. Él es distinto. Su nombre es Leo Messi. (…) Dile, “Juega con alegría. Juega libre. Simplemente juega con el balón.”

El traspaso del liderazgo de diez a diez se percibió muy rápido. Ya desde la primera anotación de Messi hubo claras señalas de que Dinho lo llevaba de la mano: pues le cedió una exquisita asistencia, y cómo olvidar el festejo, cuando se lo cargó en sus espaldas dando un claro mensaje al público “este será mi sucesor, véanlo bien”.

Creo que a lo largo de estas líneas el mensaje fue bastante explícito: Ronaldinho fue un eslabón fundamental en la transición del Barcelona. La pieza que conectó dos mundos distintos, el que llevó diversión pero también mucho fútbol.

Lionel Messi se animó a decir que Ronaldinho fue el culpable del cambio del Barcelona, incluso el mismo Puyol lo remarca como uno de los jugadores mas importantes de la historia del Barça. Palabras más o palabras menos, debemos darle las gracias a Dinho porque fue un factor fundamental en la construcción del Barcelona contemporáneo. Gracias por eso, pero por sobre todas las cosas: ¡gracias por tu fútbol!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s