LA ZONA ROBBEN

GONZALO GARCÍA

El sábado ocho de mayo se vislumbró en Alemania un festival de fútbol a manos del Bayern Munich frente a un rival de jerarquía: el Borussia Dortmund de Thomas Tuchel. Una de las tantas acciones de juego que el buen entrenador no logró frenar fueron las individualidades realizadas por la figura del encuentro, el mismísimo Arjen Robben, quien fue determinante en cada minuto que jugó.

Cuando vemos en un encuentro como futbolistas realizan aventuras individuales podemos inferir que son producto de la improvisación del actor, no obstante, los buenos jugadores son aquellos que nos hacen parecer que la jugada es simple aunque así no lo sea.  Es el caso de Arjen Robben, quien tiene, como tantos otros grandes jugadores, su sello personal. Es una jugada tan sencilla como distinguida: un futbolista zurdo que está contra la línea de cal derecha recibe el balón, conduce con su pierna izquierda mientras el defensor, agazapado, no logra pararlo.

“¿Si lo hace siempre, por qué no lo paran?”, es una pregunta que muchos se hacen. David Abraham, defensor argentino que tuvo el honor de marcarlo en reiteradas oportunidades, comentó que ya es bien sabido lo que hará al recibir el balón pero no cuándo, y ahí radica la cuestión. Mientras conduce tiene el tiempo necesario para observar los pies del rival y ante la menor vacilación realiza el enganche hacia el medio y queda perfilado para impactar hacia la portería.

Muchos son los puntos que se ponen en juego en esta aventura individual que tiene más complejidades de las que parece, una de ellas es la coordinación velocidad / conducción, de donde sólo salen bien parados los astros. Además se suman los movimientos de cintura para concretar el engaño. Pie y balón se hacen uno, entonces el rival queda diezmado en sus oportunidades de robar. La potencia en el disparo, al igual que la precisión, son la cereza del postre: sin ellas todo quedaría reducido a una buena aproximación.

Esta jugada la practica casi por inercia desde sus comienzos en el fútbol grande, sin embargo, y naturalmente, es simplemente un agregado a todas sus cualidades técnicas. El entramado que impulsa estas líneas no es más que entender cómo de una jugada que parece tan simple de defender, un futbolista puede ridiculizar a tantos defensores.

A continuación, veremos un reconto de algunos goles marcados por el atacante. Un recorrido de sus equipos (PSV Eindhoven, Chelsea, Real Madrid y Bayern Munich) nos demuestra como fue perfeccionando una característica que, al parecer, le vino innata.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s