LATERALES AL ATAQUE

Durante muchos años, los laterales han sido relegados a una posición de movimientos limitados. Podemos contar entre ellos el desmarque sorpresivo, la pared, el desborde por línea de fondo y, naturalmente, centrar para sus compañeros atacantes. En épocas donde el wing no bajaba, el desmarque era por la banda y creaba superioridad ante el lateral rival (2 v 1). Con el paso del tiempo, los wines comenzaron a retroceder, y los repliegues contaban con cuatro hombres por las bandas para defender a otra cantidad igual o inferior —en caso de que un lateral rival no suba— de atacantes rivales

Las tácticas siempre fueron de clara tendencia defensiva, se acudía a la improvisación para atacar y al trabajo exhaustivo para defender. Por ello, poco a poco los wines comenzaron a ser volantes externos con ida y vuelta, estando tan preparados para correr hacia adelante como hacia atrás; pero Pep Guardiola fue un rupturista, uno de los mayores impulsores de la táctica en su faceta ofensiva de estos tiempos, y quien le abrió el abanico de posibilidades a los laterales llevándolos hacia adentro.

Cuando los laterales están por dentro, el wing rival se muestra dubitativo al igual que su mediocentro, y muchas veces no hay cobertura asignada para tal movimiento. Un punto insoslayable es que la raya deja de ser un marcador, de este modo el 1 v 1 entre nuestro wing y el lateral rival se acentúa notoriamente. El lateral, cuando hace las veces por dentro, tiene una limitación evidente: su talento; pocos logran lidiar con la gran cantidad de posibilidades dadas, y una pérdida en zona interior puede desencadenar en un importante contragolpe. Además, un futbolista sin buen manejo conceptual y técnico en la gestación es más peligroso que provechoso.

Una solución es que los laterales hagan desmarques interiores donde sean útiles en la distracción y generación de espacios más que en la construcción de juego. Es decir, que estén en posiciones interiores circunstancialmente, y no que se posicionen como interiores. Así se genera un desconcierto en el rival porque no sabe con quién tomarlo, si con su lateral o el mediocentro, tal confusión lleva a que en gran cantidad de ocasiones no lo tome nadie.

También entrenadores como Pablo Guede aseguraron que los laterales en zonas más interiores y menos ofensivas pueden ser muy importantes en la prevención de un contragolpe.

En el siguiente par de videos, veremos a cuatro futbolistas del ámbito local en diferentes acciones ofensivas. José Luis Gómez, jugador de Lanús, es quien más realiza estos movimientos, y allí se ve una clara estructura que baja de la idea de su entrenador, Jorge Almirón. Pablo Guede, entonces en San Lorenzo, también tenía sistematizado el juego con los laterales. No es el caso de Gino Peruzzi, de Boca Juniors, en el que se da en menor cantidad de veces. Por último, Milton Casco, puede tener su impronta ofensiva y gran técnica al servicio de Marcelo Gallardo. En este caso, probablemente, se reparten los méritos. Además, al lateral izquierdo lo ayuda su condición de diestro.

https://twitter.com/fulboblog/status/856623921998815234

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s