CAN BARCA

GASPAR VALLECILLO

“Cada año el Barcelona pierde una nueva capa de pintura. La esencia se pierde y depende demasiado de los tres delanteros. A menudo, Messi cubre las grietas.”

Guillem Balague

“La identidad de un equipo es concretamente definida por el tipo de jugadores que tiene y la filosofía que conlleva el entorno en el que están estos jugadores”, dijo Paco Seirul·lo, uno de los principales artífices de la metodología de entrenamiento del Barcelona, explicando sobre el entorno de los jugadores hace algunos años, sin conocer cuál sería el desenlace de esta gestión deportiva —que evidentemente ha sido pésima. Todo se remite a buscar donde no hay, a elaborar planes sin entender el modelo, de pensar en evolucionar un modelo que lleva muchas décadas de vigencia, donde el juego de posición es la máxima expresión del mismo en este caso.

Las bases las marcó Johan Cruyff e hizo énfasis en ellas muchas años después en el libro “Fútbol, Mi Filosofía” donde en el capítulo “De la formación a la práctica” establece dos cosas: el modelo de juego que engloba la técnica individual y en el 4-3-3 formación en la que según Cruyff “Todos los futbolistas pueden entrar en contacto con el balón independientemente de su nivel”, y la segunda en el fútbol base donde pedía que los entrenadores fueran formadores de jugadores de fútbol y guiadores del talento juvenil, donde el entrenador estuviera más preocupado por formar que por ganar, por las formas y el modelo que por las victorias.

“La Masía es un proceso formativo – deportivo” es el mensaje principal de Carles Folguera director de La Masía desde el 2002. Insisten también en cómo se recalcó antes que ganar no es el camino, es consecuencia de las cosas que se hicieron bien para lograrlo. Fran Sánchez uno de los técnicos que más tiempo duró en el fútbol base culé lo resumía de está manera: “Desde los más pequeñitos trabajamos todos de la misma forma, como la forma de entrenar, como el sistema de juego, como la filosofía, sobretodo yo pienso que lo más importante es el estilo de juego que queremos”.

El punto toral es la convicción en el juego, en el modelo, en la toma de decisiones basadas en una filosofía que se instauró ya hace mucho y que no por eso deja de tener vigencia. Seirul·lo nos deja una frase para abordar el comportamiento individual y colectivo del conjunto: “Si estamos relacionados los que nos identificamos más los que nos pasamos más la pelota, tenemos superioridad socio-afectiva”.

Está superioridad es la relación entre compañeros y entrenador, la que se da en los entrenamientos, la que se da durante el proceso de formación también, al llegar a conocer a los pares, que repercute en el juego, es lo que hace que se entiendan mejor cada compañero, repercute dentro del comportamiento colectivo para crear relaciones interpersonales.

Un defecto de las últimas administraciones del club catalán se centra en alejarse de los cimientos que los convirtieron en referencia de fútbol base, se alejaron de Cruyff y buscan lo nuevo, sin saber que su fútbol no es una moda si no un estilo de vida, a ese estilo le tienen que dejar crecer, alimentarlo y tratarlo bien, el antídoto está en casa, no está lejos ni fuera de ella. Alejarse del juego de posición es el acto más penoso que puede llegar a tener la dirigencia del FCB, en gestión deportiva, no por solo estilo, más por todo lo que le aporta al fútbol en general.

Actualmente este es un Barcelona donde mandan los foráneos y lo más peligroso es que no se practica el modelo de juego de Cruyff por más que se enfatice en el 3-4-3 de Luis Enrique, no, porque las formas cambian mucho y como Guardiola ha dicho hace un tiempo “Lo que no se practica se pierde” No buscar superioridades en la salida, reventar el balón como un equipo cualquiera sin filosofía, Messi naufragando porque no se hizo nada para volver a activarlo desde que se fue Dani Alves, Denis Suárez en la banca y una gran parte de esa camada repartidos en Europa, pudiendo ser éstos el futuro del equipo, el presente de la formación, llenos de hábitos positivos, conociendo como pocos el juego posicional, educados bajo relaciones interpersonales, el producto del camino.

El Barcelona no se puede permitir tener la pelota y estar mal situados desde la posición corporal hasta la ubicación tiempo – espacial respecto a sus compañeros, no es permitido porque el juego de tener la pelota, no solo es eso, es la relación de espacios, es el entendimiento elemental que tiene que existir una congruencia geométrica para existir en el modelo.

Los modelos no fallan, son quienes llevan a cabo la gestión global y deportiva del mismo. La ovación/despedida a la competición europea es un llamado de atención de la grada culé, un espaldarazo al esfuerzo de sus jugadores, pero también una alerta para la directiva que se enfatiza en fichar a muchos jugadores que no hablan el mismo idioma que se habla en Can Barca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s