DE LA TIERRA DE NADIE A LA TIERRA DE SAMPAOLI

RODRIGO SOBARZO

El resultadismo se apoderó de los hinchas y medios de comunicación, pero también se apoderó de algo más importante: la concepción del juego. Luego de un corto y lamentable paso de Bauza, Jorge Sampaoli llega a una selección que desde la salida de Marcelo Bielsa no tiene una idea de juego clara, y se ha ido acostumbrando y aceptando  gradualmente a la degradación del espectáculo.

Argentina no tiene una idea base de juego que le facilite el trabajo a Sampaoli, por ende el proceso necesita  más tiempo de lo habitual. Ante Brasil, pudimos ver una selección que nunca tuvo un dominio avasallador del partido, pero si pudimos observar rasgos característicos de la idea que quiere implementar Sampaoli. El mejor aliado del talentoso es la pelota, y una selección que tiene al jugador más talentoso del mundo debe aprovechar esto. Sampaoli ya lo dejó claro. Quiere jugadores que se potencien entre sí y puedan llevar a cabo su idea de juego. El casildense tiene una tarea importante y primordial, que es clasificar a Argentina al mundial, pero no de cualquier forma. Esto último es lo que distingue a Sampaoli del resto y lo hace un obsesivo del fútbol. La concepción del juego que tiene el argentino ha ido evolucionando con el pasar del tiempo. Desde ser más bielsista que el mismo Bielsa, a combinar el bielsismo con el “guardiolismo” (aunque este último no exista aun), Sampaoli tiene el deseo de formar una selección compacta, en donde el juego sea elaborado desde atrás, que se utilice el pase como un medio de comunicación y sobre todo hacer entender que el fútbol no se juega con una bandera, sino con una pelota, y que si sus jugadores respetan este principio, todo se facilitará enormemente.

Las críticas generalizadas del periodismo deportivo argentino, son una muestra clara de que las cosas se están haciendo de buena forma. El trabajo que realiza Sampaoli debe ser analizado de forma exhaustiva, y para esto hay que pensar, acción prácticamente olvidada por los periodistas, quienes tienden a rechazar lo que no pueden entender. Cuanto más grande es el problema, más cerca estamos de la solución. Ninguna persona sensata puede prometer títulos, pero si trabajo e intenciones. Sampaoli es lo que necesita una selección que desborda talento, pero que necesitaba a un líder que los entendiera y les sepa explotar su potencial al máximo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s