EL GRÁFICO: MENOTTI Y LORENZO DIALOGAN.

Este diálogo ha salido en El Gráfico N° 3010, 14/06/1977.

Lorenzo: Primero quiero aclarar que no tengo absolutamente nada en contra de Menotti. Al contrario, hemos hablado en Madrid y también el año pasado en Buenos Aires. Lo que se creó fue un enfrentamiento artificial. Muy bien aprovechado durante el torneo en Mar del Plata, cuando jugaron la Selección y Boca. Por poco la noche de ese partido nos colocan los guantes a los dos. Menotti y Lorenzo sirvieron también para crear el clima del torneo. Yo pienso que en estos momentos MENOTTI REPRESENTA EL MÁXIMO EXPONENTE DE LOS TÉCNICOS ARGENTINOS y por eso necesita nuestro apoyo. No estaremos de acuerdo en el enfoque o la filosofía pero en última instancia los dos queremos lo mismo: EL TRIUNFO DEL FÚTBOL ARGENTINO. Por eso quiero que quede bien clara mi posición: NO ESTOY EN CONTRA DEL FLACO Y NO QUIERO SER EL TÉCNICO DE LA SELECCIÓN

Menotti: Fijate qué curioso: a mí me parece que si está bien que quieras ser técnico de la Selección. Eso no puede ni debe molestarme. Al contrario, todo técnico tiene el derecho de aspirar a más. El de un club chico a serlo de un club grande y éste de la Selección, por ejemplo. No me hiere lo que se dijo sobre un presunto enfrentamiento. En ese momento hubo intermediarios que querían ese choque. Y AQUÍ LA ÚNICA VERDAD ES QUE YO ELIJO DE UNA MANERA Y VOS, TOTO, DE OTRA. PERO VOS Y YO ESTARÍAMOS DE ACUERDO SI PUDIÉRAMOS APELAR A PELE O A PUSKAS. Yo creo que se pusieron en boca de Lorenzo frases que no sé si dijo Lorenzo.

Lorenzo: Entonces veo que estamos de acuerdo. YO NO TRABAJO PARA QUE TE ECHEN, AL TÉCNICO DE LA SELECCIÓN HAY QUE APOYARLO PORQUE ES EL QUE CONOCE A LOS JUGADORES, EL QUE TIENE UN PROGRAMA REALIZADO. YO ESTOY PARA COLABORAR EN LA MEDIDA EN QUE EL RESPONSABLE DEL EQUIPO NACIONAL LO REQUIERA. Y CREO QUE LO MISMO DEBEN PENSAR TODOS LOS TÉCNICOS DEL PAÍS. Los argentinos somos muy disconformistas. Nos gusta cambiar porque sí. Mirá el caso de Schöen: además de ser capaz, tiene el respaldo de la permanencia en el puesto. Antes del Mundial del ´74 lo querían echar y terminó campeón del mundo. Mis primero cuatro meses en Boca fueron terribles. Ahora todos están más o menos de acuerdo conmigo.

Menotti: Toto, esto que voy a decir tiene una marcada carga de ironía. Aquí, la Selección hay que agarrarla faltando tres meses para el Mundial y jugar a la lotería. Enfrentás a Bolivia, a Paraguay, a Chile y después te vas al Mundial. ¿Perdés? Y bueno, ya te sacaste el gusto. ¿Qué puede pasar si tenés todas las excusas? En cambio, cuando programás, cuando buscás competencia en el más alto nivel, hay gente que desea que Inglaterra te golee 4 a 0. Siempre fuimos unos fenómenos, pero nunca le ganamos a nadie. Yo digo que la única manera de saber cuáles son los jugadores que sirven es poniéndolos en la cancha.

LORENZO: Es así, estoy de acuerdo. Aquí, en vez de crear una programática que abarque no sólo a la Selección sino a todo el deporte, se busca provocar un clima para que rajen a Menotti. QUE QUEDE BIEN ACLARADO: LO ÚNICO QUE DEBE HACERSE ES DEJAR TRABAJAR A MENOTTI.

LORENZO: Flaco, haceme caso, tené paciencia. La Selección es algo así como pasar de un Fiat 128 a la Ferrari de Lauda. Al principio te vas contra el alambrado, te comés el guard-rail, cambiás gomas, probás una caja… Pero la Ferrari no se para nunca, prueba y prueba hasta ganar. Vos tenés que seguir con la tuya.

MENOTTI: Correcto. A mí no me intranquiliza lo que me rodea. Los jugadores y yo sabíamos que este partido con Inglaterra iba a ser más trabado que el de Alemania Federal, que iba a venir a ensuciar el partido, a no darnos espacio. El partido fue horrible, como el que jugamos contra la Unión Soviética, pero nosotros superamos la actuación de aquella vez. Mirá hasta qué punto no me preocupo, que escuché que un tipo decía después del partido que Inglaterra es Argentinos Juniors y que le teníamos que ganar por cinco goles… UNO DE LOS PROBLEMAS ES ENCONTRAR LA SALIDA POR LOS LATERALES, JUGAR POR AFUERA, INGLATERRA PARECE UN EQUIPO TORPE, PERO NO ES ASÍ. SABEN LO QUE HACEN.

LORENZO: Me parece que la Selección jugó nerviosa. No es lo mismo hacer estos partidos afuera que aquí, con todo el público esperando y exigiendo lo mejor. Además faltó Houseman. Para este partido era importante. De esa manera Bochini y Bertoni hubiesen podido jugar juntos sobre la izquierda, que es donde más producen. LO QUE PASA ES QUE AQUÍ LOS DIRIGENTES, QUE DEBEN ESTAR PARA RESOLVER PROBLEMAS, LOS CREAN. Y algo más: estos encuentros forman parte de una competencia más atlética que técnica. Yo digo que la manera como Killer bajó al 9 de ellos es una buena muestra. Pero el 9 inglés se levantó y siguió metiendo. En nuestro país no hay hombres preparados física y anímicamente para soportar esos golpes sin decaer su rendimiento.

MENOTTI: Estoy de acuerdo con lo de Houseman. Hace un rato se lo comentaba a la gente de EL GRÁFICO. Pero no coincido con que esto sea un problema físico. Te explico: tengo en mis manos el análisis de los dos jugadores alemanes y dos argentinos durante el partido del otro domingo. Bonhof y Hölzenbein por un lado y Ardiles y Villa por el otro. Los argentinos ganaron en las pelotas divididas y además corrieron 5700 metros contra 4000 de los alemanes. Ardiles hizo un desgaste superior al de cualquier rival, pese a ser un jugador chico y al que no se le nota potencia. En realidad, es un problema de orden y continuidad. Los alemanes siempre juegan así, con la misma dinámica. Aquí en el campeonato oficial, hacemos un fútbol que está a años luz de aquello. Aquí un jugador recibe la pelota con tiempo para pararla, girar acomodarse. Aquí luchan tres o cuatro por equipo y allá son los once los que están en la pelea. ES UN POCO LO QUE PASA EN EL METROPOLITANO ENTRE BOCA Y LOS OTROS EQUIPOS. PERO CON LA DIFERENCIA DE QUE BOCA -OJO- TIENE EXCELENTES JUGADORES A LOS QUE VOS TRANSFORMASTE EN HOMBRES DE COMBATE, SE PARECE A CENTRAL O A ESTUDIANTES DE HACE UNOS AÑOS, PERO CON CUATRO O CINCO MEDIOCAMPISTAS QUE JUEGAN Y LUCHAN

Lorenzo: Perfecto, pero yo a mis jugadores ya los tranquilicé, ya saben dónde están, qué pretendo de ellos. En cambio, a tu equipo lo veo nervioso, trabado. Parece que algunos muchachos tuviesen miedo de perder el puesto. Ese es un problema psíquico que cuando se resuelva hará rendir a la Selección por lo menos un treinta por ciento más. Eso sucederá cuando cada jugador diga: “No tengo a nadie atrás, el puesto es mío”.

MENOTTI: Fenómeno, sí, pero no te olvidés que vos tenés a tu equipo durante todos los días. Para mí es un milagro tener a la Selección 60 días al año. El jugador llega con otro trabajo, con la mentalidad que le impone su club. La idea de esta programación internacional es una sola: probar, definir a los que pueden y a los que no. Porque dejémonos de macanas: si nos reunimos veinte técnicos, estoy convencido de que dieciocho vamos a estar de acuerdo con el equipo que debes salir al campo. Pero en la cancha es el jugador el que se encuentra con la verdad. La teoría no sirve mucho. Es en el campo donde se encuentran todas las respuestas. Vos decías recién que a Tarantini lo veías trabado. Pero claro, lo que pasa es que en Boca encuentra facilidad para irse al ataque, tiene espacio, tiempo. Jugando contra equipos como el inglés, encuentra una marca escalonada. Un rival que le sale al cruce cada tres metros. Y de última, cuando se acerca al área, ve ocho tipos esperándolo en defensa. Lo que sucede es que en nuestro país cada club trabaja a su manera, no hay unidad.

LORENZO: En general, nuestro jugado es cómodo. Argentina todavía tiene equipos de juego viejo, antiguo. Después de tanto tiempo de creer que hoy todavía se puede competir internacionalmente con aquellos jugadores fenomenales sí, pero a los que les sobraba espacio para jugar y pensar, ahora pretendemos ganar de golpe todo el tiempo perdido. Y se hace difícil porque nadie regala nada, todos marcan, corren, achican, no dan tiempo a pensar. Todo es un problema de mentalidad. Hoy los ingleses daban la pelota al arquero desde treinta metros. Si eso lo hace Villa lo matan a silbidos…

Menotti: Te quiero marcar una diferencia interesante respecto a lo de la comodidad de los jugadores. Cuando yo entreno con el equipo, son todos balazos. Eso pasa porque yo estoy dentro del campo, corro al lado de ellos, les grito, les canto la jugada, les marco el ritmo. Pero una vez, Griffa me avivó. Jugamos contra Newell´s y yo hice de árbitro. La Selección ganó 4 a 0 y Jorge se mostró sorprendido por la dinámica del equipo. Pero me aconsejó que no me metiera en la cancha, que lo viera de afuera como en los partidos en serio, y observara si los jugadores, por sí solos, se daban cuenta de lo que tenían que hacer. Y es una gran verdad. Entrenando todo anda bien, pero cuando empieza el partido yo estoy afuera y mis gritos no se oyen. En resumen: se trata de que el jugador se meta en la cabeza lo que uno quiere. Ardiles corrió más que los alemanes, pero al mismo tiempo el jugador argentino tarda 45 segundos en reaccionar una vez que le quitaron la pelota. Cree que cuando la perdió, para él se paró el partido. No logra entender que una vez de correr veinte metros para recuperarla, avivándose en seguida corre solamente seis y ya está otra vez metido en el juego.

LORENZO: Volviendo al partido. Hoy vi jugadores argentinos que reciben la pelota y van en busca del rival para gambetearlo en vez de tocar al mejor colocado y disponerse a recibir otra vez. Y hubo un par de situaciones de gol que no se dieron porque faltó fe para el remate final. En fin, esas son cosas que se pueden corregir, aunque son difíciles de extirpar. En este sentido vos, Flaco, no podés ser el salvador. Son cosas que tienen un arrastre de muchísimos años. Yo suelo pedirles a mis jugadores que toquen de primera y muchos no se animan. Otro aspecto es la falta de gol. HAY GENTE QUE EN ESTOS MOMENTOS ESTÁ HACIENDO UN CURSO DE CAPACITACIÓN EN EUROPA, JUGADORES QUE SON IMPORTANTES, QUE ESTÁN ACUMULANDO LA EXPERIENCIA EN EUROPA QUE NO TENEMOS.

MENOTTI: Precisamente vengo de ver en televisión a un señor al que premiaron por haber cumplido cien partidos internacionales y logrado cuarenta y seis goles en la selección brasileña. Ese señor se llama Roberto Rivelino. ME GUSTARÍA SABER COMO HACE UN JUGADOR ARGENTINO PARA CUMPLIR CIEN PARTIDOS INTERNACIONALES SI EN CUANTO EMPIEZA A ANDAR BIEN LO VENDEN AL EXTERIOR. Insisto: la experiencia se logra ni más ni menos que probando manteniendo una unidad de criterio.

LORENZO: A propósito de la falta de gol: ¿no creés que al equipo le faltan volantes que lleguen al ataque con sorpresa?

MENOTT: Sí, por supuesto, pero por favor, ¿decime dónde están…? ¿Vos pensás que hoy tenemos esos volantes?

LORENZO: Es cierto, no hay…

MENOTTI: Para mí, el último fue Miguel Ángel Brindisi

LORENZO: Estoy de acuerdo, Miguel Ángel era el hombre.

MENOTTI: Y así y todo, sigo creyendo que la teoría es peligrosa. Yo quiero que ahora mismo venga alguien y firme sin lugar a ninguna duda que tal o cual jugador está para lo que venga en todo lugar y en todo momento. Te juro que si alguien firma eso le entrego la Selección.

LORENZO: Decime una cosa, Flaco: ¿A vos no te convendría pasarte diez días en cada club observando cómo trabajan?

MENOTTI: Sí, eso lo estoy pensando hace rato. Me parece que es muy importante. Yo hubiese pedido incluso estar en la charla técnica de algunos equipos. Por supuesto manteniendo el lógico secreto profesional. Meterme en la vida de cada club para después saber qué cosas son favorables o se vuelven en contra para el trabajo de la Selección. Este conocimiento de vida centro de nuestro propio medio, hay que proyectarlo al plano internacional. Hay que saber que si el fútbol italiano no es igual al alemán, el español es diferente al holandés y hasta el checoslovaco y el yugoslavo son otra cosa con respecto al húngaro y al soviético, es porque detrás de ellos hay una estructura social distinto. Un medio que forma al hombre primero y después al jugador.

Llegó el tiempo de conclusiones

MENOTTI: Estoy conforme, pero no por los resultados. Lo primero que me propuse fue conocer la reacción de nuestros futbolistas frente a distintos trabajo. De los tres rivales que enfrentamos, sólo nos superó Alemania Federal, a los otros dos le podemos ganar. Ya lo demostramos frente a Polonia, y a Inglaterra creo que lo salvó el gol que hicieron a los tres minutos. Estamos en buen camino. Nadie nos va a pisar, podemos competir con cualquiera.

LORENZO: Pienso lo mismo que el Flaco. Aunque para los próximos partidos espero ver al equipo menos nervioso, menos exigido. Con más tranquilidad. Menotti está en muy buen camino y las conclusiones que sacará de esta serie serán más que positivas. Tenés un año para seguir compitiendo y hacer las modificaciones necesarias.

• Las mayúsculas son del artículo original. Se ha transcribido fielmente.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s