ARGENTINA: CUANDO LA IDENTIDAD ESTÁ DEVASTADA

GERMÁN LAGGER

Ayer fui a Monumental. Fui exclusivamente por Messi. Son de esos jugadores que construyeron un imaginario en la gente. Saben que de sus pies puede llegar un acto de fantasía, imaginación y creatividad. Es la idealización que provoca el virtuosismo. Sin embargo, el fútbol argentino viene de años con una gran deuda a sus espaldas: no saber que hacer con el juego, con los jugadores creativos en un fútbol que ha cambiado las reglas de juego. Ya no se gana como sea. Se gana generando cosas, mayores probabilidades y mejores condiciones para que los jugadores florezcan. Pero estamos en un país donde se utilizan excusas que tratan de no ir hacia la complejidad que se necesita para entrenar el talento: apelan a estadios, divanes, planillas esquemáticas, méritos belicales, impactos instantáneos, entre otras obsesiones que no hacen más que apartar la necesidad que requiere el juego: tiempo, proyecto deportivo, paciencia, prudencia.

                Yendo estrictamente a las cuestiones que surgieron durante el partido, la primera media hora de la Argentina dio indicios positivos. Un equipo vital, que circulaba y abanicaba la pelota de un lado hacia el lado opuesto para armar superioridad numérica por las bandas y activar tanto a Di María como a Acosta que aprovechaban que Venezuela no llegaba a bascular y ocupar espacios por la velocidad del pase del seleccionado argentino y así jugando siempre mano a mano con los laterales de ellos que sufrieron cada pase filtrado al vacío o aceleración del jugador del PSG y de Lanús. Pero, el score no se movió por falta de resolución y efectividad. Hay que decirlo para no engañar a la gente que no entiende de matices cuando le invade la pasión: la Argentina produjo oportunidades de gol para merecer otro resultado. Pero el fútbol, infinito como es, se ríe de la simplicidad, de los merecimientos y de la fiabilidad.

Se sabía la importancia del gol para la realidad que vive un seleccionado que viene acumulando más pesadumbres que liviandades en su mochila y que no tiene grandes reservas anímicas: apaciguar tensiones, encontrarse con mayor confianza, jugar con mayor inconsciencia ante el entorno. Esto no paso y con el correr de los minutos la Argentina se topó con la consciencia del contexto, perdiendo claridad, criterio e inteligencia en la toma de decisiones, transformando ese juego colectivo de casi todo el primer tiempo en inspiraciones personalistas, jugar a jugadas, sin construcción del juego. Así vino el gol de Venezuela. Aprovecho el exceso de traslado en zona de elaboración de la Argentina, con sus jugadores dispuestos cerca de la recuperación y así acompañar el contragolpe, que agarro a una defensa retrocediendo y con marcas desligadas.

          Lo que no encontró Argentina con elaboración, lo encontró con un destello. Así de intrigante es el fútbol. ¿Como la Argentina se topó con el gol cuando no estaba jugando bien y no cuando lo estaba?. Acuña, que entro por Di María (que salió lesionado en el primer tiempo por una distensión en el isquiotibial), genero un arrebato lleno de rebeldía, potencia y determinación para centrar y el defensor de Venezuela, Feltscher, tratando de anticipar a Icardi, retrocediendo apresuradamente y llegando mal perfilado, termino con el infortunio del gol a su propia puerta.

                El partido termino empatado 1 a 1 con la Argentina en zona de repechaje ante la victoria de Perú en Quito frente a Ecuador por 2 a 1 y la derrota de Chile frente a Bolivia en la Paz. En octubre se jugarán las últimas dos fechas de las eliminatorias. En Argentina frente a Perú y en Quito frente a Ecuador. Es clara la posibilidad de que el seleccionado se quede sin mundial. Pero no sería ninguna sorpresa. Todo lo contrario. Sería demasiado raro que se saque algo productivo ante tanto descalabro y ante tanto caos. Nos preocupamos cuando nunca nos importó la consolidación de un proceso. Ahora que estamos ante esta situación límite queremos solucionarlo a los tumbos y al como sea. Pero al como sea ya no se soluciona. Lo que antes alcanzaba ya no alcanza. La táctica evoluciono dotando a los jugadores de mejores recursos y condiciones de juego, son más sofisticados y requieren de mayor sensibilidad, conocimiento y tiempo. Incluso ellos mismos son más exigentes que antes para que los doten de elementos de aprendizaje. Es por esto que indispensable que Sampaoli tenga un proyecto a largo plazo. Agarro a un seleccionado, que nadie quería agarrar (el entorno del seleccionado argentino es el peor de todo, absorbe energías) y que no posee cimientos, ni raíces. Desde ahí, es más complicado profundizar desde el funcionamiento. Se necesita producir una base para crear hábitos, convicciones, afinidad entre los jugadores.

Sin embargo, mientras que la Argentina sigue viéndose a través de su propio ombligo y sigue justificando y reduciendo al futbol en actos personalistas, fantasías e ilusiones que requieren de un impacto inmediato y en nombres en el nombre de la salvación, el buen juego ha emigrado hacía Europa. Los europeos no solo nos quitaron los jugadores sino también los conceptos (otra vez el colonialismo, otra vez nos dicen como se tienen que hacer las cosas, cuando antes esto era parte de nosotros). Entonces, llámenme y cuenten conmigo cuando nos dejemos de mirar al espejo y hagamos de la selección un mejor ámbito para ampliar y construir un horizonte, y dejemos de deglutir a jugadores y entrenadores (nueve, mientras que, por ejemplo, Alemania ha tenido dos) que han pasado durante estos 24 años. Ya nos estamos comiendo a Messi, al mejor del mundo. Ni la estructura juvenil nos queda. La identidad se va devastando. Y si bien a los jugadores argentinos se los caracteriza por ser poco tímidos y por tener ese amor propio que lo rescata del abismo, el juego a la larga te reclama la deuda cuando lo subestimas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s