DOS ÉPOCAS, UN VESTUARIO.

MARTÍN ALBIÑANA

Del banco de madera a la butaca de cuero y el cartel identificador.

Del pizarrón de tiza al televisor con proyector.

De las duchas con agua fría a la crioterapia y el jacuzzi hidromasajeador.

Del componente socio-afectivo a encontrar un enchufe para cargar el dispositivo.

Del misterio de lo oculto a las redes sociales como un culto.

De anécdotas mitológicas a la agenda setting protagónica.

Del ego por la idolatría al ego de la mercancía.

De contagio y alegría a la falsa hipocresía.

De discusiones y grescas a disputas cotilleras.

De camaradería y liderazgo a ser una compañía transitoria hasta conseguir un mejor contrato .

De la persona al jugador.

Del jugador al futbolista.

Del futbolista al afamado.

Del vestuario al vestidor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s