EL FIN DE UNA ERA

MARTÍN LAFITA

Fondo rojo. Puño en alto. Festejo desaforado. Lágrimas en los ojos. Letra mayúscula. HOLAN. Arriba el ícono, inigualable. La leyenda (transformada en mito) mostrando “El Gráfico”. Simplemente la triste descripción de la última portada de la revista más representativa del deporte argentino.

No existe consuelo alguno ante la noticia. Nudo en la garganta contemplando la nostalgia. Cada treintañero en adelante recordará el momento de esperar para ir al puesto de diarios semanalmente a comprar la ansiada revista. Adentrarse en las jugadas y los goles a través de la lectura y abrazar esa compañía con gozo. Apropiarse un poco más del deporte, escapándose un poco del mundo a otro tipo de escuela.

Quien escribe esto no tuvo esos privilegios por lo cual quizás la nostalgia no logra ser completa, aunque la empatía lo es; especialmente con quienes en estos momentos lo atraviesan con mayor sensibilidad que cualquiera: los periodistas afectados. “Esta triste decisión se tomó en un contexto global de decreciente consumo de medios impresos que ha afectado a nuestra revista” es parte de la justificación de la medida. A merced de esta realidad, la lógica sería que la oferta de los puestos de trabajo en el periodismo digital aumente considerablemente. Pero contrariamente a lo esperable, la oferta laboral es cada vez menor. La respuesta (ante lo que parecería ser un absurdo) es la precarización. Hay que gastar lo menos posible con el fin de obtener ganancias. Poco importa el producto final, poco importa la calidad, poco importa generar buenos hábitos de lectura. Lo que importa es generar clics, generar el impacto. Vender. No es rentable culturizar y formar personas. Así la tergiversación comienza, lo cual lleva a la crisis en la que está inmerso el periodismo de hoy en día. La Razón, DyN y El Gráfico son víctimas de esta carnicería. Se cosifica a la persona. Así pierden el periodista, el periodismo y el consumidor.

Cada cual tendrá su colección. Sea por herencia o por el orgullo de las portadas transformadas en trofeos personales. Cada cual tendrá su tapa fetiche, o una entrevista que recuerde de forma más entrañable. Cada cual es diferente en gustos. Pero en certezas, cada cual sabe que “El Gráfico” fue, es y será el ícono máximo del periodismo nacional, la meca del periodismo deportivo. Su legado no tendrá fin. Aunque en cada tapa que conmemoremos el deporte volverá a estar en su sitio, el periodismo difícilmente vuelva a hacerlo.

DSf0oL5WsAAmJgH.jpg
Primera y última tapa de El Gráfico, pasaron 98 años entre ellas.

2 comentarios en “EL FIN DE UNA ERA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s