EL BETIS DE SETIÉN Y LA DEFENSA COMO PRIMER ATAQUE

PEDRO SERVIN

Durante cada temporada, habitualmente, hay buenas sorpresas en cuanto a equipos. Este año fue el Betis de Quique Setién quien dejó expuesta aquella falacia de que para jugar bien se necesitan ciertos interpretes y, en caso de no tenerlos, uno debe conformarse con un juego más rudimentario a causa de evitar “riesgos”. Por fortuna, Setién nunca sintió el juego de esta manera y en cada club dejó una huella de su estilo.

Basándonos en la segunda rueda de La Liga, vimos un Betis cuya idea era dominar el medio campo con un 5-3-2. Vale aclarar que el parado es la más básica cuestión analítica; por sí sólo no aporta demasiado, pero cuando agregamos los nombres y las funciones podemos comenzar a ver más allá.

Ahora bien, la línea de cinco defensores se desdobla, puesto que los laterales llevan a cabo una función de volantes al ser ayuda constante en el ataque por las bandas, asociándose con los internos y los delanteros.

Una de las principales ventajas de este sistema es que brinda superioridad numérica en cada sector del campo, ya sea a la hora de una salida en corto, en medio de una construcción, o en una finalización en tres cuartos/área rival.

Al poseer tres centrales desde el inicio del juego, el rival deberá incorporar un hombre más a la línea de presión  si tiene intenciones de recuperar el balón rápidamente para que uno no pueda avanzar a través del pase. (Recordar que la mayoría suele presionar con uno o dos puntas.) Generar ésta superioridad numérica y posicional en el inicio de cada salida es clave, puesto que si se supera la primera línea de presión, el rival se desestabilizará debido a que contará con menos jugadores para replegarse o seguir con dicha presión. Habitualmente, la labor del portero influye mucho en estos casos debido a que participa constantemente en la creación de juego, generando superioridades y liberando marcas a sus compañeros cuando no tienen opción de pase.

Los pases en largo hacia los internos son una especialidad de Betis. Por favor, no confundir pase en largo con despeje: el primero tiene un receptor como destinatario, el otro depende del azar.

La pieza más importante de este equipo es la zaga central. Los tres fueron principales responsables de que Betis haya mantenido un nivel superlativo en esta temporada, ya sea filtrando pases de treinta-cuarenta metros, conduciendo como volantes ofensivos, asociándose atravesando líneas rivales hasta llegar a tres cuartos de campo y encontrar espacios para que sus compañeros reciban entre líneas. Eventualmente, al mantener el bloque defensivo tan adelantado, al posicionarse en campo rival, pareciera que no existe el medio centro debido a que los centrales suelen realizar las coberturas en caso de una pérdida y eso logra que exista una presión abrumadora.

Un comentario en “EL BETIS DE SETIÉN Y LA DEFENSA COMO PRIMER ATAQUE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s