VAYAN A TRABAJAR

GONZALO GARCÍA

“Cuanto más trabaja el entrenador, menos lo hace el preparados físico.”

César Menotti.

Ya en vísperas de una nueva edición del evento futbolístico más importante de todos, una de las aficiones más temperamentales como la de Argentina se encuentra echando humo por la decisión de Sampaoli de darle descanso a sus dirigidos a falta de escasos días para jugar su primer partido.

Tal parece que cualquier excusa es suficiente para atacar a los futbolistas. Hay vía libre para descalificarlos, en estos días he oído cosas semejantes como que son vagos, que no tienen interés en ganar, que trabajar es otra cosa y que son millonarios —dicho despectivamente.

El tema de la preparación física en el fútbol argentino se encuentra muy enraizada a la idea del esfuerzo físico, el cual se remite a la modalidad italiana empleada en los comienzos de la década del noventa: la utilización de la fuerza, modelo anaeróbico, parecía surtir frutos puesto que esa liga hegemonizó el fútbol noventero. Como todo, el mundo futbolístico argentino quiso copiar a aquel que tenía éxito, y lo hizo sacando una fotocopia en lugar de interpretarlo y relizarlo con la idiosincrasia propia.

Con la irrupción española, y sobre todo de Barcelona, el mundo del fútbol entendió que había una gran necesidad de romper con aquello que parecía una verdad absoluta. Se reescribieron algunos libros, poniendo como eje central el trabajo aeróbico, donde era vital la relación de los futbolistas con el balón y entre ellos mismos. Las largas y duras sesiones de fuerza eran contraproducentes a los protagonistas.

Paco Seirul·lo, quien ha desarrolla el modelo de entrenamiento de Barcelona, decía: “Ya no se plantea, como hace quince años, una sobrecarga de entrenamientos físicos durante una semana para llenar el depósito sino que depende de muchas variables específicas de cada vestuario. El primero, la cantidad y la calidad de los jugadores, el concepto de juego que quieres aplicar; el número y la intensidad de las competiciones en las que participas; el calendario competitivo… No se puede hacer una planificación contra la fisiología humana.”

Si bien la cita precedente es más fuerte que todo el resto del texto, debo seguir porque quiero hacer hincapié en Messi y cía. En el caso de seleccionados, y más aún luego de una fatigosa temporada, los futbolistas necesitan descanso. Éste es uno de los pilares de cualquier atleta de alto rendimiento (entrenamiento, alimentación, descanso).

Un atleta sobreentrenado podría presentar grandes fatigas a posteriori. El cuerpo necesita un proceso de recuperación para llegar bien a un encuentro específico. Además, cabe destacar, que Argentina fue una de los primeros seleccionados en comenzar la preparación.

Un ejemplo es Cristiano Ronaldo. Si hay un animal competitivo que basa su trabajo en entrenar es él; aún se encuentra de vacaciones y no tiene fecha de regreso. Fernando Santos, su entrenador, declaró “Cristiano se encuentra de vacaciones, no voy a molestarlo”. A veces el descanso es el mejor entrenamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s