LES SOLTAMOS LA MANO

MARTÍN LAFITA

No. Definitivamente no. No se le puede encontrar una explicación simple. No se puede explicar solamente desde lo futbolístico. No es culpa de Sampaoli. No es por falta de recambio, ni por “los amigos de Messi”. No es culpa de Caballero, ni del Patón Bauza. No es por usar línea de 3 o línea de 4. Tampoco es por pensar en un juego ofensivo o uno defensivo. No es culpa de jugar con el tándem Mascherano-Biglia o de no querer poner jugadores de buen pie juntos. No es culpa de que no estén Lautaro Martínez o Icardi, ni tampoco es culpa de si la lista estuvo o no bien armada.

No me creo eso de que son unos fracasados. Yo no. No me creo eso de que Messi es un pechofrío, ni que le hace daño a la Selección. No coincido en eso de que el 10 es el DT ni de que Mascherano es su secretario. No me creo eso de que son unas ratas, cebollitas, vergüenza nacional, vendepatria o cualquier término despectivo. No siento tampoco que ninguno de estos jugadores tenga que pedir perdón. Porque los que tenemos que pedir perdón somos nosotros.

Sí. Definitivamente es nuestra culpa. Es nuestra culpa por escuchar, alimentarnos y dar puntos de ráting a programas “periodísticos” nauseabundos e impunes. Es nuestra culpa por creernos el discurso fácil. Es nuestra culpa por comernos el verso de que lo único que importa es ganar como sea. Así estamos. Es nuestra culpa porque hace 30 años que se instaló el mismo debate vacío y sinsentido, que se sigue discutiendo. “Yo quiero ganar, jugar lindo es para el teatro”. No pensar es más fácil. Es nuestra culpa porque de cualquiera de los dos lados se agranda la brecha con frases frívolas y placenteras para el oído. Así estamos por ver más a los que usan micrófono y traje, que a los 22 en cancha. Estamos así por nuestra cultura de la inmediatez, desprecio y olvido. Por eso nosotros les tenemos que pedir perdón.

Sí. Definitivamente nosotros somos los que les tenemos que pedir perdón. Esta generación de jugadores siente una presión y un agobio inconmensurables. Pasamos de amar a jugadores como Mascherano a culparlos de nuestras frustraciones. Pasamos de alentar a putear. Pasamos de gritar sus goles a armarles memes. Sí, definitivamente es culpa nuestra. Porque Messi, un jugador que convive con la presión desde hace 10 años y siempre se mantuvo en la cima, se agobia e impacienta ante el contexto argentino. La frase “lleva a 40 millones de argentinos en su espalda” suena linda pero es terrible. Porque eso también conlleva a llevar las frustraciones, los murmullos, los fracasos personales, las tristezas y demás sobre sus hombros. Y le pesan. Injustamente le pesa a todos los jugadores.

Le pesa tanto a la Selección que donde más los televidentes lo vemos reflejado es en el juego. Higuaín juega con la soga al cuello y si falla la primera que tiene se ahorca a si mismo. Di María se lesiona. Mascherano lo sufre. Banega se bloquea. Porque esta generación hizo lo inédito de hacernos vivir tres finales consecutivas. Nadie lo valora. La Copa América de 2016 fue el punto quiebre. Allí se rompió el hilo mental. Todo porque la pelota no entró. Esta injusticia en muchos países representa la situación ideal para comenzar a construir. Unas bases bien cimentadas. Pero no somos Alemania. No somos España. Somos Argentina.

Y ser Argentina no nos hace valorar lo que tenemos. Nos hace exitistas y nos hace personas que jamás podremos tirar todos para el mismo lado. Cuando más nos necesitaban los jugadores y cuando más se sentían destruidos; les soltamos la mano, los escupimos y les creamos memes para burlarnos de ellos.
Toda decisión y contradicción fue influenciada por destrozo emocional. La endeblez mental no la puede curar ni el doble 5, ni la línea de 3, ni nada de esas cosas. Ante todos los problemas dirigenciales, la improvisación y la crisis hicieron todo cada vez más cuesta arriba. Ante la menor adversidad en el resultado, Argentina jugaría no solo contra su rival, sino que también contra 40 millones de argentinos. Y los que más caro lo pagan no somos nosotros, sino que son ellos. Entonces, al borde de la eliminación, solo me queda agradecer.

Agradecer a esta generación por todo lo que me hicieron vivir. Agradecer porque cualquier persona nacida en 1991 en adelante nunca había tenido la posibilidad de ver a la Selección en una final de un Mundial. Agradecer por la emoción después de los penales contra Holanda, por el gol agónico a Irán, por las alegrías y las ilusiones; y también por las frustraciones. Sí, porque aunque no lo creamos éstas son parte de la vida. Desde lo más profundo de mi corazón le agradezco a esta generación todo lo que me supo dar, a pesar de que el objetivo de venta de los medios de comunicación fue reprimirlos en nuestro recuerdo. Algunas cosas en la vida, simplemente tenemos prohibido olvidarlas.

Por eso en el fútbol (como en la vida) el resultado se define en los detalles. No lo podemos controlar, y siempre se gana o se pierde. Lo único que nos queda es mirar el camino recorrido, y recordar los buenos momentos vividos. Eso es lo que vale.

10 comentarios en “LES SOLTAMOS LA MANO

  1. No soy de las que insulta a los jugadores, jamas lo aria. Pero el fanatismo argentino siempre fue asi, sos un jugador de la seleccion que se maneja en mas de una red social sabes perfectamente como funciona lo de los memes, sabes como es el medio, en algun momento estuvieron del otro lado y saben como lo vive el pais, es un mundial una selección que nos reprecenta. No nos llevan a sus espaldas pero llevan la camiseta que nos representa a estos 40 millones. Yo puedo entender la presión de los colores que imagino la deven tener todas las selecciones, pero si los memes y el medio te van a afectar tanto, hace terapia, si no lo superas, no te expongas a esto tan terrible que es la inchada argentina, sobre todo si por culpa de la misma vas a fallar. Por que como dijiste no estan jugando en los clubes donde estan comodos “estan en la selección” con la presión de los 40 millones el, el enojo de los mismos, la crueldad o no de los medios, la exposición o memes de las redes. Y esta es la Argentina de hoy y el incha de hoy y de ayer cuando se trata de la selección tiene la pasión a flor de piel. Me parece que si esto es un peso tan grande para estos chicos, por su bien deberian de hacerse a un lado y dar oportunidad a nuevos chicos, con ganas y que no les importe nada. Mis respetos es mi opinion. Yo no justificó, cuando algo esta mal, esta mal y se corrige, no se culpa a nadie. Por que el público es un decorado.

    Me gusta

  2. Eso es el reflejo de lo que somos, AUTODESTRUCTIVOS, por eso nos va cómo nos va en todos los aspectos de nuestro país.-
    En argentina está muy instalada la filosofía de dividir para reinar, tristísimo.-

    Me gusta

  3. Perdón… pero el argumento del artículo es bastante básico. Rebalsa de la frivolidad que condena. Peca sistemáticamente de simplismo: el amor va a hacernos jugar mejor? Querer a 22 tipos va a enseñarles a triagular, a tirar paredes, a relevarse, a marcar en pelotas paradas? Alcanza con “bancar” para suplir la técnica y la táctica?!
    La historia del fútbol es rica en equipos que demostraron a pesar de las críticas periodísticas y en otros que fallaron con todo el aparato mediático a favor.
    Que la Selección no juegue a nada y que haya periodistas deportivos que dan asco no puede transformarse en “la Selección no juega a nada PORQUE hay periodistas deportivos que dan asco”. Si fuera así no tendría sentido armar selecciones hasta que se reforme el periodismo. Una locura.
    Nada, es mi opinión. Espero no ofender a nadie.
    Saludos!

    Me gusta

    1. La tecnica y la tactica esta en cada uno de los jugadores de la seleccion, la mayoria lo demuestra en los clubes para los que juegan. No es lo mismo jugar con tranquilidad y seguridad, teniendo un margen de error como todo ser humano, que jugar sabiendo que si haces una cagada te van a hacer memes durante diez años.

      Me gusta

    2. Buen día,
      En el texto se intentó un determinado estilo al ser escrito. Eso quizás llevó a una malinterpretación. Me explico:
      No, claramente bancar a los jugadores no les enseña posicionamientos, relevos, perfiles o cualquier aspecto técnico. A lo que me refiero, es que al generarse un contexto mental propicio, éstas podrán ser facilitadas con mayor libertad y con menor presión. Mentalmente se llegó a una destrucción total: ante la menor adversidad no hay nadie que logre imponerse; y estamos hablando de jugadores que se criaron de esta manera y que conviven a diario con las presiones. De esta manera, tomamos un poco más de conciencia de lo que sufren los jugadores.

      Por otro lado, perdón si me malexpresé o si me malinterpretaste; haciéndote pensar de que a lo que me refiero sobre el culpable de que Argentina juega mal porque hay periodistas deportivos que dan asco. En primer lugar, no se puede minimizar el debate a encontrar un solo culpable o responsable.
      Por otro lado, pensar en que Argentina juega mal se cae de maduro y es evidente para cualquier persona. Entonces, yo me hago el cuestionamiento de si en una selección que tuvo cuatro técnicos en cuatro años, y de ideas opuestas se puede encontrar una base para sustentarse en el juego. La respuesta no es afirmativa. Al responsable que encuentro en esto es la histeria en la que vivimos, el exitismo y la intolerancia a la derrota; guiadas por mensajes nefastos. En todo esto el periodismo deportivo es gran “influencer” e intenta simplemente vender, dejando de lado el aspecto educador de la profesión. A lo que me refiero, es que centrar el debate de esta selección en los últimos dos años nos lleva a la limitación. Es un análisis mucho más profundo, que requiere de más palabras.
      Espero haberme expresado mejor,
      Saludos.

      Me gusta

    3. El amor no va a hacer que jueguen mejor, pero el reconocimiento por lo logrado si les va a dar confianza, y en l vida no sólo es tu cocidas, sino también tu estado mental para poder explotarla al límite.-
      También es mi opinión y no pretendo ofenderte ni establecer una discusión.-

      Me gusta

  4. Se hablan de las 3 finales pero ni asi estos jugadores pudieron conquistar a la gente porque nunca lograron una identidad de juego. Hablas de penales contra Holanda y gol agónico a Iran.. en copa América tambien nos costo pasar de fase. Los técnicos pasan y no cambia nada.. y uno no le pide que sean un equipo leyenda, les pide que sean pibes de barrio y potrero que sientan la camiseta porque lo unico que transmiten es que les da lo mismo ganar o perder. Ojalá se de el milagro porque la gente necesita una alegría entre tanta desazón. Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s