CRISIS DE IDENTIDAD

GASPAR VALLECILLO

La RAE define “Identidad” como: Conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás. El Barcelona está sumido en una crisis de identidad que lo ha alejado de todo aquello que lo caracterizaba del resto: su modelo de juego. Habiéndose apartado lo suficiente de Johan Cruyff para tratar de hacer su olvido aún más grande, sumándose al movimiento de un fútbol moderno, que no deja ser un fútbol simplista donde lo físico se convierte en lo primordial, dejando afuera del proyecto a Joan Vilà, que en su momento dijo que el balón siempre corre más que el jugador, así el Barcelona año a año pierde su identidad.

Cada vez más lejos de las pautas establecidas por Cruyff, un club que ha dejado lo deportivo a un lado y ha tratado de basar su éxito en lo financiero, su junta liderada por un presidente que se distancia cada día más de lo que hiciera al Football Club Barcelona un referente al nivel mundial; el Juego de Posición. Aún más lejano ha quedado aquel balón de oro ganado prácticamente por La Masía, con Lionel Messi, Ándres Iniesta y Xavi Hernandez en el podio. Han comenzado a reestructurar y a olvidarse de los canteranos comprando a jugadores que no están totalmente indentificados con el Juego de Posición, que por más cualidades técnicas que tengan, no se acercan a las necesidades que tienen los Messi y compañía en el campo.

¿Y cuáles son estas necesidades? Que el balón les llegue en condiciones, espacio y tiempo para decidir. No tener que atacar espacios que no son de ellos para que el equipo reproduzca un juego parecido al Juego de Posición. Pero al tener tan pocos compañeros que se sientan identificados con este modelo, éstos dejan de jugar el juego que aprendieron de pequeños. Jugadores con perfil para jugar en el Barcelona, en su mayoría solo hay en La Masía.

La Masía es la Meca del Barcelona, donde se educan o se educaban de una forma muy distinta y la relación del jugador con el balón era muy estrecha. Las horas de rondos, de conservaciones y de los juegos de posición que han vivenciado los canteranos frente a los fichajes que llegan al primer equipo no tienen comparación, esa es la identidad del Barcelona, con la que no todos se identifican y la que no todos entienden.

El Barcelona tienen una necesidad y una necesidad muy grande: que jueguen los que se identifican con el Modelo de Juego. Y estos son los canteranos. Los más avanzados en su clase como Riqui Puig deben llegar al primer equipo para seguir manteniendo la identidad futbolística del Barcelona. El todavía joven Sergi Samper, jugador que cumplió todas las etapas de formación en el club debe tener oportunidad para que se practique el juego de posición por más elementos de la primera plantilla, Sergi Roberto aportaría un salto de calidad en el juego posicional del mediocampo culé y Denis Suárez un jugador que todavía tiene mucha proyección aportaría a la recuperación de la identidad del equipo. La junta del Barcelona hace grandes fichajes sin entender que los mejores fichajes son los hechos en casa. El Barcelona no puede seguir pretendiendo jugar a ser otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s